Ediciones Inicio Quiénes somos Revista Alkaid Proyectos Eventos Servicios Tienda Enlaces
EL NÚMERO 25 DE ALKAID ESTÁ EN LA CALLE DESDE EL 20 DE MAYO DE 2016 (pinche este enlace)
        NUEVO SERVICIO: APLICACIONES S.I.G. SISTEMAS DE INFORMACIÓN GEOGRÁFICA (pinche este enlace)
                VISITE NUESTRA TIENDA ON-LINE. PUEDE PAGAR CON TARJETA DE CRÉDITO O PAYPAL (pinche este enlace)

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
27/Jun/2017, 10:57

 

Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: ORIGEN HISTORICO DE LA ACTUAL DIVISION TERRITORIAL DEL ESTADO PALESTINO  (Leído 26657 veces)
Pilar Iglesias de la Torre
Administrador
Usuario Héroe
*****
Mensajes: 2394


hasetsup7@hotmail.com
WWW Email
« en: 29/Nov/2012, 22:55 »

ORIGEN HISTORICO DE LA ACTUAL DIVISION TERRITORIAL DEL ESTADO PALESTINO


Según Wikipedia:

"Plan de la ONU para la partición de Palestina de 1947:

El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de las Naciones Unidas, reunida en Nueva York, aprobó la Resolución 181, la cual recomendaba un plan para resolver el conflicto entre judíos y árabes en la

región de Palestina, que se encontraba en esos momentos bajo administración británica. El plan de la ONU proponía dividir la parte occidental del Mandato en dos Estados, uno judío y otro árabe, con un área, que incluía Jerusalén y Belén, bajo control internacional. La incapacidad del gobierno británico para llevar a cabo este plan, junto con la negativa de los países árabes de la región a aceptarlo, tuvo como consecuencia la guerra árabe-israelí de 1948.


 
Pie de foto: Mapa de partición de Palestina. 1947.

Creación del plan

La Organización de las Naciones Unidas nombró un Comité Especial para Palestina con la misión de resolver la disputa entre judíos y árabes de Palestina, la UNSCOP, compuesto por representantes de once países. Para garantizar la neutralidad de este comité, se decidió que ninguna de las grandes potencias estuviera representada. Después de varios meses de auditorías y encuestas sobre la situación en Palestina, la UNSCOP emitió un informe oficial el 31 de agosto de 1947. La mayoría de los países de la comisión (Canadá, Checoslovaquia, Guatemala, Holanda, Perú, Suecia y Uruguay) recomendó la creación de dos estados separados, uno árabe y otro judío, con Jerusalén bajo administración internacional. Australia se abstuvo, y el resto de los países de la comisión (India, Irán y Yugoslavia) apoyó la creación de un único estado que incluyera ambos pueblos.
 
El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea Plenaria de la ONU -bajo presidencia del brasileño Osvaldo Aranha- votó el plan de partición recomendado por la UNSCOP, siendo el resultado final de 33 votos a favor, 13 en contra y 10 abstenciones, a la vez que hizo ajustes en los límites propuestos entre los dos estados. La partición tendría efecto a partir de la retirada de los británicos. La resolución no contemplaba ninguna disposición para ejecutar el Plan, lo cual tuvo consencuencias a la larga, ya que no fue posible aplicarla. Los Estados Unidos y la Unión Soviética estuvieron entre quienes votaron en favor de la resolución.

Votación de la resolución:



Los 33 países (58%) que votaron a favor de la resolución 181 fueron: Australia, Bélgica, Bielorrusia, Bolivia, Brasil, Canadá, Checoslovaquia, Costa Rica, Dinamarca, República Dominicana, Ecuador, Estados Unidos, Filipinas, Francia, Guatemala, Haití, Holanda, Islandia, Liberia, Luxemburgo, Nueva Zelanda, Nicaragua, Noruega, Panamá, Paraguay, Perú, Polonia, Suecia, Sudáfrica, URSS, Ucrania, Uruguay y Venezuela.
 
Los 13 países (23%) que votaron contra la Resolución 181 fueron: Afganistán, Arabia Saudí, Cuba, Egipto, Grecia, India, Irán, Irak, Líbano, Pakistán, Siria, Turquía y Yemen.
 
Los países que se abstuvieron fueron 10 (el 18%): Argentina, Colombia, Chile, China, El Salvador, Etiopía, Honduras, México, Reino Unido y Yugoslavia. Tailandia estuvo ausente en la sesión plenaria.
 
Entonces, cuando apenas había comenzado la descolonización de África, 57 estados eran miembros de las Naciones Unidas (actualmente son 193). El mayor bloque lo constituían los 20 estados iberoamericanos, seguido de los países árabes e islámicos (diez), los de Europa Occidental (ocho) y los comunistas (seis).
 
La mayoría (13) de los 20 países iberoamericanos votó a favor de la partición. Seis países se abstuvieron y solo uno (Cuba, bajo la presidencia de Ramón Grau San Martín) votó en contra.
Los diez países árabes o islámicos votaron unánimemente en contra.
Cinco estados comunistas votaron a favor de la partición, con la abstención de Yugoslavia.

Reacciones al plan

La mayoría de los habitantes judíos celebraron el plan para la creación de un estado judío, pero criticaron la falta de continuidad territorial del mismo, dividido en tres zonas separadas por vértices que lo hacían muy poco viable (y difícil de defender), al igual que el territorio asignado a los árabes. Los líderes árabes se opusieron al plan argumentando que violaba los derechos de la población árabe, la cual en ese momento representaba el 67% de la población total (1.237.000 habitantes), criticando además que la mayor parte del territorio (el 54%, incluyendo el desierto del Néguev, que suponía el 45% de la superficie de todo el país) se adjudicaba al Estado judío, que consistía en el 33% de la población.
 
Apenas dos semanas después de aprobarse la resolución de la ONU, en una reunión pública celebrada el 17 de diciembre, la Liga Árabe aprobó otra resolución que rechazaba frontalmente la de la ONU y en la que advertía que, para evitar la ejecución del plan de partición, emplearía todos los medios a su alcance, incluyendo la intervención armada. La amenaza árabe, que finalmente cumplió, no tuvo ninguna respuesta por parte de Naciones Unidas.
 
El Reino Unido se negó a aplicar el plan de partición, argumentado que era inaceptable para las dos partes implicadas. Además rechazó compartir la administración de Palestina con las Naciones Unidas durante el periodo de transición recomendado por el plan, y abandonó Palestina el 15 de mayo de 1948, fecha en que expiraba el mandato británico y un día después de que David Ben Gurión leyese la Declaración de independencia de Israel en el Museo de Tel Aviv (adelantada un día de la salida del alto comisario británico para que no coincidiese con el sabbat). En esa misma sesión del Consejo del Pueblo se aprovechó para derogar las leyes represivas y antiinmigratorias del Mandato Británico, que limitaban la emigración de judíos a Palestina.
 
Fuera de Palestina y del mundo árabe, el nacimiento del Estado judío encontró un apoyo universalmente favorable, tanto en Occidente como en el bloque del Este. La Liga Árabe, sin embargo, a través de su secretario general, Azzam Pachá, lanzó esta advertencia anunciando la inminente invasión árabe: «Será una guerra de exterminio, una terrible matanza, comparable a los estragos de los mongoles y a las Cruzadas.» El futuro jefe de la resistencia palestina, Ahmed Chukeiry, afirma que la invasión tiene como objetivo «la eliminación del Estado hebreo» y la universidad islámica de El Cairo proclama la guerra santa contra el sionismo. En la noche del 15 de mayo de 1948, los ejércitos de Egipto, Transjordania, Siria, Líbano e Irak cruzaron las fronteras y comenzaron la invasión del Estado de Israel. La primera guerra árabe-israelí había comenzado."

Su web:

http://es.wikipedia.org/wiki/Plan_de_la_ONU_para_la_partici%C3%B3n_de_Palestina_de_1947
En línea

Pilar Iglesias de la Torre
Administrador
Usuario Héroe
*****
Mensajes: 2394


hasetsup7@hotmail.com
WWW Email
« Respuesta #1 en: 29/Nov/2012, 23:24 »

Decenas de miles de palestinos marchan en Gaza en apoyo al Estado palestino en la ONU(29-11-2012):



Según RTVE:

""
--Celebramos también la unidad de todas las facciones palestinas"
--Además ha habido actividades festivas en las ciudades de Cisjordania
--Este jueves se decide en la ONU si Palestina será un Estado observador


Decenas de miles de palestinos han tomado las calles en Gaza para mostrar su apoyo al cambio de estatus de Palestina en la ONU al de "Estado observador no miembro", en un inusual respaldo a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) que encabeza en Ramala, Mahmud Abás.
 
La mayoría de los que han salido a la calle han sido seguidores de Fatah, el partido de Abás, que han ondeado banderas amarillas y fotos del presidente en el mayor despliegue público de esta facción desde que el movimiento islamista Hamás tomó el poder en la franja en 2007.
 
Muchos han viajado a Gaza capital en autobuses desde distintas ciudades y pueblos de la franja y se han congregado a lo largo del día en la plaza del Soldado Desconocido, en el centro de la ciudad.
 
"Estamos aquí no solo para celebrar la victoria diplomática en la ONU, sino también para celebrar la unidad de todas las facciones palestinas liberales e islámicas", ha dicho a Efe Faysal Abu Shahla, uno de los líderes de Fatah en Gaza, que se ha unido a las alegres marchas.
 
Según él, las marchas "celebran la victoria del establecimiento del Estado palestino independiente encabezado por Mahmud Abás. El reconocimiento de la ONU, aunque no sea como miembro pleno, significa que puede acudir a los tribunales internacionales y obligar a Israel a poner fin a la ocupación".
 
Seguidores de Hamás, aunque no sus dirigentes, y miembros de otras facciones también se han agrupado en distintas calles y parques de la capital, ondeando banderas palestinas y de sus partidos, que también adornaban coches y casas.
 
Solo un paso en un largo camino
 
Aunque el ambiente general es festivo, los manifestantes son conscientes de que el logro en la ONU es solo un paso en un largo camino hacia el establecimiento de un Estado independiente.
 
Talal Abu Zarifa, líder en Gaza del Frente Democrático para la Liberación de Palestina, que participó en las celebraciones, ha asegurado que "hay que convertir la solidaridad internacional con los palestinos en presión internacional a Israel y EE.UU. para que cambien sus políticas".
 
"Este día histórico es un examen para todos los países que voten a favor en el intento de empezar una amplia campaña política y una lucha diplomática para ayudar a los palestinos a acceder a sus derechos legítimos", ha dicho Abu Zarifa, que ha instado a los países árabes a "reconsiderar sus lazos diplomáticos con Estados Unidos".
 
Para muchos en Gaza, este proceso y la reciente tregua alcanzada tras Israel y considerada una victoria por Hamás, supone una importante oportunidad para abrir la puerta a la reconciliación política entre Fatah y el movimiento islamista.
 
El día elegido por Abás para presentar su petición en la ONU coincide con la celebración del Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino y, también, con el 65 aniversario de la aprobación de la partición de la Palestina del Mandato Británico en el organismo multinacional.
 
En las principales ciudades de Cisjordania también ha habido actividades festivas, marchas y música y esta noche, tras el voto en la Asamblea General, las campanas de las iglesias tocarán para celebrar la simbólica entrada de Palestina en la comunidad de naciones."

Su web:


http://www.rtve.es/noticias/20121129/decenas-miles-palestinos-marchan-gaza-apoyo-estado-palestino-onu/579220.shtml



Histórica votación en la ONU sobre Palestina

29 nov 2012



En la ONU está a punto de celebrarse esa histórica votación que convertirá a Palestina en estado observador no miembro. De hecho a esta hora, el presidente palestino Mahmud Abbas acaba de defender o ya ha defendido su postura ante la Asamblea general. En la sede de Naciones está nuestra corresponsal. Abbas, tiene la votación ganada pero a esta hora cada voto importa. En los territorios palestinos siguen con mucha expectación esta asamblea de Naciones Unidas. En Ramala, en Cisjordania, está nuestra corresponsal Yolanda Álvarez. Los palestinos llevan toda la jornada celebrando, de antemano, este respaldo de la ONU. La votación de hoy en la ONU es el cuarto intento palestino para lograr un mayor respaldo internacional desde que Naciones Unidas reconoció en 1974 el derecho de autodeterminación del pueblo palestino.


EN DIRECTO, la votación, según RTVE:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/historica-votacion-onu-sobre-palestina/1595206/

 Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar




Pie de foto: Mapa de la evolución histórica de la zona




Según El Mundo:


"Palestina se convierte en estado observador en Naciones Unidas




ELMUNDO.es | Agencias | Nueva York
 
(Actualizado jueves 29/11/2012 23:05 horas)
 
La Asamblea General de Naciones Unidas aprobado por mayoría absoluta una resolución que reconoce a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) como un estado observador no miembro.
 
En una votación directa en el pleno de la Asamblea General, la resolución impulsada por el presidente palestino, Mahmud, Abbas, ha contado con 138 votos a favor, 9 en contra y 41 abstenciones.
 
La sesión plenaria ha comenzado con media hora de retraso sobre el horario previsto. Con la presencia del presidente palestino, Mahmud Abbas, al frente de la delegación de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) que impulsa la resolución, el presidente de la Asamblea General, Vuk Jeremic, ha dado por inaugurada la sesión plenaria pasadas las 15.30, hora local (20.30 GMT).
 
"Palestina viene hoy a la ONU porque cree en la paz y porque su pueblo la necesita", ha dicho el presidente palestino durante su intervención. "El momento ha llegado para decir basta a la ocupación y a los asentamientos. Por eso estamos aquí hoy", ha agregado.
 
Abbas ha declarado que la "ocupación israelí es una ocupación colonial que institucionaliza el racismo". "No venimos a deslegitimar un Estado establecido años atrás, Israel, sino para establecer un Estado independiente en Palestina", ha insistido en sus posiciones.
 
El mandatario ha dicho que el pueblo palestino no aceptará "menos que la independencia del Estado de Palestina, con Jerusalén Oriental como su capital, sobre el territorio ocupado en 1967 para vivir en paz y seguridad junto a Israel".
 
Por su parte, Ron Prosor, embajador israelí en Naciones Unidas, ha señalado que la resolución sobre Palestina "hace retroceder la paz" y "no cambiará la situación en el terreno".
 
Prosor ha puesto de manifiesto que "Israel no duda en defenderse pero siempre extenderá su mano por la paz". Al mismo tiempo, ha insistido en que la paz sólo se consigue mediante acuerdos entre las partes.
 
"Ninguna resolución de la ONU podrá echar por tierra los lazos del pueblo de Israel con la Tierra de Israel", ha subrayado Prosor en otro momento de su intervención.
 
Posiciones de la comunidad internacional
 
Se espera que una amplia mayoría de los 193 miembros de la consultiva Asamblea General apruebe la resolución para "otorgar a Palestina el estatus de Estado observador no miembro".
 
La misión palestina se sienta en este foro como "entidad" observadora desde 1988 y el cambio sólo tiene un valor simbólico relativo. De hecho, 132 países ya consideran este territorio como un Estado.
 
España, que tenía previsto votar a favor de la resolución, apoya el cambio de estatus en Naciones Unidas, aunque, según fuentes diplomáticas, esto no significa que reconozca expresamente a Palestina como un Estado.
 
Se prevé que hasta 150 países voten a favor de la declaración. Estados Unidos e Israel se quedarían casi solos al votar 'no' con Canadá, República Checa, Micronesia y las islas Marshall.
 
Antes de la votación, Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, admitía que más allá de la gran sala de debate del organismo internacional el hecho real de que Palestina pasase de "Estado" a "entidad" parecía "estar más lejos que nunca".
 
Durante un debate antes de la votación por el Día de la Solidaridad con los Palestinos, ki-Moon, no ha querido entrar en los detalles de la resolución y de una decisión "que depende de los Estados miembros", pero ha recordado que el reconocimiento no cambiará la realidad poco esperanzadora del bloqueo de las negociaciones.
 
"Comparto la frustración profunda y global de que la solución de dos Estados parece más lejos que nunca", ha dicho Ban en el acto donde también estaba el líder palestino, Abu Mazen.
 
Consecuencias
 
El estatus de país observador, en cualquier caso, tendría pocas consecuencias concretas. La bandera palestina no podría ondear en la ONU, si bien los palestinos sí podrían ser elegidos en numerosos comités de Naciones Unidas.
 
No tendrían derecho a voto en la Asamblea General pero dentro de las organizaciones de la ONU, los palestinos recibirían el trato de un país. Eso no significa que los 193 países miembros lo tengan que hacer así. El reconocimiento es una cuestión bilateral, que decide cada país por sí mismo. Pero Palestina podría entrar a formar parte del Tribunal Penal Internacional y allí denunciar a los israelíes por los hechos ocurridos en los territorios ocupados.
 
Palestina no se convertiría en el único país con estatus de observador. Ya hay uno desde 1964: el Vaticano. Por esta fase pasaron numerosos países antes de convertirse en miembros plenos. Suiza fue durante 56 años observador. Y también las dos Alemanias tuvieron el mismo estatus antes de que Naciones Unidas las acogiera en 1973."


Su web:

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/11/29/internacional/1354220574.html


 

« Última modificación: 30/Nov/2012, 00:18 por Pilar Iglesias de la Torre » En línea

Pilar Iglesias de la Torre
Administrador
Usuario Héroe
*****
Mensajes: 2394


hasetsup7@hotmail.com
WWW Email
« Respuesta #2 en: 29/Nov/2012, 23:53 »

ANTECEDENTES HISTÓRICOS:




Según la web "solosequenosenada":

"ORÍGENES DE LOS HEBREOS

Alrededor del 90.000 A.C. empezó la presencia humana en la región debido a las migraciones en el norte de África, pero se cree que no hay descendientes de aquellas poblaciones en la actualidad.
 
Alrededor del 45.000-40.000 A.C. llegaron nuevos pobladores que procedían de migraciones de África a Asia.
 
Alrededor del 4.000 A.C. ya había ciudades dénsamente pobladas como Jericó, Gezar, Lajich o Meguidó,  cuyos habitantes se dedicaban a la agricultura, ramadería y artesanía, entre otros oficios. Se cree que estos habitantes procedían de la zona de Mesopotamia (la actual Iraq), pero ninguno era hebreo.

Alrededor del 3.000 A.C. lo que hoy conocemos como Israel-Palestina, desde hacía un tiempo se llamaba Canaan y su zona interior estaba habitado por los Cananeos (que significa algo así como “mercaderes”) y las costas estaban habitadas por los Fenicios (que se dedicaban a la pesca y todo lo relacionado con el mar).
 
Alrededor del 2.000 A.C. hubo una nueva migración importante de población, y por fin llegaron los hebreos, que al igual que los Cananeos y Fenicios, procedían de la zona de Mesopotamia (la actual Iraq) y se instalaron en la zona que hoy conocemos como Israel-Palestina y Egipto. Los hebreos eran pastores y campesinos monoteístas (tenían un sólo dios, Yahveh). En el antiguo Egipto servían de esclavos o como mercenarios en las guerras.
 
Es decir, que antes de que “Israel” fuera “su tierra”, ya lo había sido de otros pueblos durante milenios.




Aunque no hay ninguna prueba científica que lo verifique, ellos creen en el mito que esta tribu iraquí derivó en 12 tribus, porque un tal Jacob tuvo 12 hijos y de cada uno fundó una tribu. En el siguiente mapa podemos ver como estaban divididos.



EL REINO HEBREO Y SU FIN

Alrededor del 1.200 A.C. como los cananeos tenían varios dioses, los hebreos los odiaban y al parecer su único dios Yahveh “les dijo” a los hebreos que tenían que atacar las ciudades cananeas (por herejes) hasta que en el año 1.000 a.c. conquistaron Jerusalén.

Del año 1.000 A.C. al 721 A.C. existió el reino hebreo que se dividía en dos: Judá al sur y el Reino de Israel al norte. Por cierto, Israel significa “Contra El”, donde “El” era el nombre principal dios de los cananeos, lo que da una idea de lo fanáticos e intransigentes que ya eran entonces.
 
El Reino de Israél duro poco porque el 721 a. C. fue conquistado por el imperio de Siria y el Judá fue conquistada por Nabucodonosor  el 587 A.C.  Este último llamó a las dos regiones conquistadas, Babilonia, ya que las incorporó a otras regiones del imperio neobabilónico como las actuales Iraq, Siria y Jordania.
 
En el año 331. A.C. Alejandro Magno conquistó Babilonia.
 
Entre el año 135. A.C. y 70 A.C. los hebreos hicieron varias rebeliones y consiguieron volver a gobernar partes del país, pero fueron derrotados y esto provocó grandes deportaciones y fue el origen de que los judíos de dispersasen por todo el mundo.


LOS ROMANOS Y LOS TURCOS EN PALESTINA

En el año 63 A. C. aprovechando los conflictos internos de Babilonia, el romano Pompeyo conquistó Judea. En aquella época ya no quedaban hebreos en Palestina.
 
En el año 14 D.C, Babilonia pertenecía totalmente al imperio romano.
 
En el año 395 el imperio romano se dividió y toda la parte oriental se convirtió lo que hoy en día llamamos el Imperio Bizantino cuya capital era Constantinopla (la actual Estambul, Turquía). Estos adoptaron el griego como lengua oficial.
 
Los bizantinos a veces perdieron terreno (como Palestina) y otras veces lo volvían a reconquistar. Estas pérdidas se debían a un pequeño estado turco llamado Otomano, que les hacía la guerra y les fue conquistando terreno. En 1204 consiguieron conquistar la mismísima capital del imperio bizantino, Constantinopla. No ganaron la guerra porque más tarde la volvieron a reconquistar, pero a partir de este momento empezó el declive del imperio bizantino.

En el año 1453 finalmente el imperio Otomano (turcos) ganó la guerra contra los bizantinos, conquistando definitivamente Constantinopla y Palestina fue parte del imperio Otomano junto con las regiones cercanas desde los años 1520. Los Otomanos conquistaron también las zonas que hoy conocemos como Libia, Tunicia, Egipto, Iraq, parte de Arabia Saudí y como se ha dicho antes, también Palestina.
 
Es decir que desde más o menos el año 1500, Palestina fue de los turcos hasta el año 1919.


¿Pero que hizo cambiar la soberanía sobre Palestina? ¿cómo es posible que sea turca durante 4 siglos, de repente se crea palestina y después, alehop, aparece Israel como si fuese un champiñón? Pues gracias a los chanchullos de los banqueros judíos internacionales. Lo explicamos a continuación.


LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

En la primera guerra mundial (1914 a 1918), Turquía era aliada de Alemania, Bulgaria y del imperio Austro-Hungaro. Luchaban contra los ingleses, franceses, Italianos, Rusia y 24 países más.

A los ingleses se les ocurrió romper el frente turco atacando desde el sur, pero como no tenían soldados disponibles porque estaban luchando en Rusia, enviaron al famoso inglés Lawrence de Arabia y convenció a los palestinos que si luchaban junto con los ingleses contra Turquía (y contra Alemania y Austria), les darían la independencia. Los árabes palestinos aceptaron y lucharon contra los turcos hasta que finalmente la ciudad de Aqaba (al sur de Palestina) fue conquistada y perdieron los turcos.

Lo que no sabían los árabes, ni tampoco Lawrence de Arabia es que los ingleses tenían previsto que la guerra durase sólo dos años y tenían dinero hasta a 1916 (la guerra duró hasta 1918), así que en 1917 Inglaterra estaba totalmente arruinada.
 
Para salir del paso, pidieron dinero a los banqueros internacionales (que casualmente eran judíos sionistas). Estos prestaron una cantidad enorme de dinero a Inglaterra pero a cambio, ademas de devolver el dinero tenían que conceder a los financieros sionistas un trozo del estado en palestina para hacer un estado judío, pensando que ganarían la guerra y todos los territorios conquistados serían ingleses. Existen documentos donde Winston Churchill habla de estos acuerdos.

También hay un buen artículo en Wikipedia sobre la declaración Balfour (o cómo los ingleses vendieron Palestina) del año 1917, con la carta enviada al barón Lionel Walter Rothschild, miembro de los poderosos financieros judíos Rothschild.
 
Para entender esta obsesión enfermiza de los judíos por su “tierra prometida”, recordemos lo explicado al inicio de este artículo, cuando los hebreos fueron expulsados de Babilonia entre el año 135. A.C. y 70 A.C., fueron emigrando por todo el mundo creando grandes colonias en diferentes lugares, aunque al tener siempre presente la “tierra prometida por Dios” nunca llegaron a integrarse completamente en ningún país con lo que muchas veces se les veía como enemigos expulsándoles del lugar donde estaban.
 
Al contrario de otros pueblos y culturas, ellos no olvidaron sus raíces y fueron trasmitiendo su historia a lo largo de muchas generaciones. Como pasa en todas las historias que se transmiten durante siglos, se fueron magnificando y deformando, pero esto es otro tema. Esta perseverancia en conservar su cultura, lo conseguían porque, en general, los judíos son personas inteligentes, amantes de la cultura y en aquellas épocas de incultura y barbarie católica, su cultura les hacía ser hábiles para los negocios y la artesanía.
 
Su tendencia a casarse entre ellos y no mezclarse con los “no judíos”, a conservar su cultura durante siglos y además al hecho que generalmente tener más dinero (simplemente por utilizar su inteligencia en los negocios), han provocado el rechazo (o envidias) allá donde han ido. Ya sean católicos, musulmanes, nazis, etc han acabado a lo largo de la historia haciendo auténticas barbaridades con ellos (además de robarles). Claro que ellos tampoco es que sean unos angelitos, ya empezaron al principio incendiando a los cananeos y siguen hoy en día, en el mismo lugar donde quemaron cananeos, incendiando palestinos vivos con bombas ilegales de fósforo blanco (ver reportaje de Jon Sistiaga sobre Palestina)… pero en fin, prosigamos con la historia.


LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL Y CONSECUENCIAS

Llegamos al siglo XX, en 1920 nace el partido “nacional-socialista alemán” o también conocido como “nazi”.  Debido a la vergüenza de la derrota alemana en la 1ª guerra mundial y la grave crisis económica de aquel entonces, el partido de Hitler ganó y declaró un estado totalitario.
 
Sea como sea, Hitler ganó mucho poder y en sus locuras asesinó a muchos judíos.

Después de la 2ª guerra mundial la ONU (Organización de Naciones Unidas)  decidió que los judíos necesitaban un país porque habían sufrido mucho, así que decidieron de un plumazo coger un país llamado Palestina (con mayoría musulmana) y regalárselo a los judíos porque “era su tierra prometida”. Podrían hacer algo así con los Kurdos, pero claro, estos no tienen ni poder, ni banqueros con dinero, ni tratos secretos con Inglaterra y EEUU.

Así que durante 1948, todos los países vecinos atacaron juntos al nuevo estado llamado Israel, pero perdieron la guerra.

De los habitantes que habían en la Palestina de entonces, hoy están en campos de refugiados en Jordania, Siria o El Líbano. Otros están en el campo vallado de la franja de Gaza, y otros están en otra franja, Cisjordania. Según Israel que los ha encerrado “por motivos de seguridad”.


LA SITUACIÓN ACTUAL

La cosa ha ido a peor debido a que los “judíos sionistas radicales” no tienen ninguna intención en arreglar el conflicto e incluso las han empeorado expresamente, provocando conflictos innecesarios como la visita de cierto presidente israelí a tierras “sagradas” por los palestinos o robando tierra a los palestinos para poner casas israelís. Ya no hablemos del vergonzoso muro que levantó Israel y que todo el mundo conoce.
 
¿Pero que es un sionista? es un judío que cree que Israel es suya porque “Dios lo dijo”. A los sionistas les da igual los palestinos, las leyes y cualquier otra cosa.

Además de Palestina, entre las “tierras prometidas” también se incluyen zonas de sus países vecinos como Jordania, Siria y Egipto. Así que es cuestión de tiempo que estos países se desestabilicen gracias a la peligrosa Mossad (servicios secretos israelís) o pase algo gordo, y continúen conquistando “su tierra”.
 
La mayoría de los judíos no son sionistas o lo son moderadamente, pero por desgracia los sionistas están en altas esferas del poder político y económico, y sobretodo los sionistas están entre los “colonos que se apropian de las tierras y casas de los palestinos. No confundir los sionistas con los ortodoxos, estos últimos están mayoritariamente en contra de los ataques contra palestinos y son más bien pacifistas.
 
Pero el problema actual más grave de Israel es que su economía se basa en la compra-desarrollo-venta de armas militares y por eso desde este punto de vista, tampoco interesa acabar con el conflicto.
 
Algunos  “judíos sionistas radicales”, controlan grandes entidades financieras y tienen mucho poder en estamentos internacionales como la ONU, y en vez de utilizar todo esto para que haya paz, lo utilizan para ir eliminando poco a poco al pueblo palestino.

Que quede claro que “los judíos” no tienen la culpa, Albert Einstein o Woody Allen por ejemplo son judíos y no tienen NADA que ver. Atacar a la comunidad judía es racismo puro y duro.

Tampoco es culpa de los israelís (las personas que viven en Israel) ya que entre su población hay muchos judíos que luchan contra esta guerra absurda y son los primeros que afirman que a base de misiles y provocaciones no se arreglará nada.
 
Ejemplo de ello fue el presidente judío Isaac Rabin (premio Nobel de la Paz) un gran hombre que fue asesinado por un sionista radical en 1995. Isaac Rabin junto con Shimon Peres fueron quizás los únicos presidentes que realmente intentaron buscar la paz entre israelís y palestinos.
 
Hay más judíos israelís que también están totalmente en contra de la masacre contra los palestinos, como el historiador Ilan Pappé, su colega Yakov Rabkin, la periodista Naomi Klein, la activista Diana Ralph.


Su web:

http://www.solosequenosenada.com/2010/03/23/el-conflicto-israel-palestina-explicado-de-manera-simple/
« Última modificación: 30/Nov/2012, 00:18 por Pilar Iglesias de la Torre » En línea

Pilar Iglesias de la Torre
Administrador
Usuario Héroe
*****
Mensajes: 2394


hasetsup7@hotmail.com
WWW Email
« Respuesta #3 en: 30/Nov/2012, 00:06 »

La ONU acepta a Palestina



Según El País:


"La Asamblea General de Naciones Unidas concede a los territorios palestinos la condición de Estado "observador"
 
Los palestinos celebran por adelantado el voto en la ONU

Por una abrumadora mayoría, la Asamblea General de Naciones Unidas admitió este jueves a Palestina como “estado observador”, lo que implícitamente supone el reconocimiento, por parte de la organización más representativa de la voluntad internacional, de la soberanía de los palestinos sobre el territorio ocupado por Israel desde 1967.

Esta decisión, con 138 votos a favor, 41 abstenciones y 9 en contra, abre un nuevo capítulo en un conflicto que se prolonga por más de seis décadas y deja a Israel y a Estados Unidos en el mayor aislamiento diplomático que han conocido jamás. Los nueve países que han votado en contra son Estados Unidos, Israel, Canadá, República Checa, Panamá, Palau, Micronesia, Nauru, y las islas Marshall.
 
“La ocupación debe terminar. No necesitamos más guerras para comprender la importancia de la paz”, advirtió el presidente palestino, Mahmud Abbas, ante la Asamblea General. El mandatario proclamó, tras recibir una larga salva de aplausos: “Palestina se presenta en la ONU porque cree que estamos en un momento decisivo, ante la última oportunidad para llegar a la solución de los dos Estados”. "Ha llegado la hora de que el mundo diga basta a la ocupación", agregó.

La votación no supone la admisión de Palestina como miembro de pleno derecho de la ONU, un paso que corresponde al Consejo de Seguridad, ni tiene consecuencias inmediatas en cuanto a la creación efectiva de un Estado. Pero da a los palestinos renovada legitimidad en su lucha contra la ocupación y llama la atención mundial sobre la urgente necesidad de poner fin a un problema que explica en gran medida el clima permanente de inestabilidad y violencia en Oriente Próximo.
 
Pese a todo su esfuerzo por reducir la transcendencia de esta votación, el resultado deja claramente en evidencia la posición insostenible en que Israel se encuentra para continuar la ocupación y la difícil situación de Estados Unidos como su único e incondicional valedor. Para EE UU el problema es doble, puesto que sus intereses en la región son múltiples y está obligado a jugar un papel decisivo en la promoción de las negociaciones de paz.
 
Ahora solo les queda a ambos un intento de contención de daños. Poco antes de la votación, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, hizo “un llamamiento urgente a las dos partes para que eviten acciones que, de alguna manera, pudieran dificultar la reanudación de negociaciones”. Washington pretende evitar que los palestinos acudan, como pueden hacer con su nuevo estatus, a la Corte Penal Internacional (CPI) o al Tribunal Internacional de Justicia de La Haya contra Israel, lo que, definitivamente, alejaría cualquier posibilidad de diálogo, e intenta evitar también que Israel tome represalias, en forma de sanciones económicas o nuevos asentamientos, contra los palestinos. Al mismo tiempo, la Administración procurará que el Congreso norteamericano no congele los fondos de ayuda a los palestinos, lo que será difícil porque el apoyo a Israel en el Capitolio es mucho más categórico que en la Casa Blanca.
 
Si ninguno de estos escenarios más catastróficos se produce, si nadie trata de aprovechar este momento en su particular beneficio, no es imposible que la votación en la Asamblea General abra el paso a nuevas negociaciones de paz. Pocas veces como en esta jornada en la ONU se habrá visto con tanta nitidez que Palestina está ahí, soberana o no, y que la solución de dos estados vecinos y pacíficos es la única que beneficia a ambos.
 
Pero esa evidencia, tan solemnemente corroborada en Nueva York, no ha hecho más fácil en el pasado el diálogo palestino-israelí ni tiene por qué, necesariamente, hacerlo ahora. Múltiples factores conspiran en estos momentos contra las negociaciones: la proximidad de las elecciones en Israel, el reciente ascenso de Hamás, la interinidad en la que vive la Administración de EE UU —especialmente su política exterior—, la debilidad de Europa para convertirse en agente promotor de la paz. Todo eso se podría superar si los principales protagonistas, Israel y los palestinos, tuvieran voluntad de llegar a un acuerdo. Como se demostró en Oslo en 1993, ambos son capaces de entenderse, por encima de cualquier adversidad, cuando quieren hacerlo.
 
Sin embargo, Israel considera que el reconocimiento obtenido por Palestina en la ONU supone una violación de los acuerdos alcanzados en Oslo, por cuanto equivale a la ruptura del compromiso de hacer las cosas de forma bilateral, sin tener en cuenta los numerosos asentamientos judíos construidos unilateralmente desde esa fecha y la reciente negativa del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, de aceptar las fronteras de 1967, aceptadas por Barack Obama, como la base para negociar el estado palestino.
 
Para Obama esta votación de la Asamblea General es, en cierta medida, una frustración y un fracaso personal. Obama llegó, en la presión a Netanyahu, todo lo lejos que puede llegar un presidente de EE UU que quiera conservar su puesto. Es sabido que el primer ministro israelí no respondió a esa presión. Ahora, también los palestinos desatienden sus recomendaciones y acuden a un foro con larga tradición de proporcionar largas sesiones de aplausos pero muy pocos resultados tangibles."


Su web:

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/11/29/actualidad/1354211937_218747.html

 Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar
En línea

Pilar Iglesias de la Torre
Administrador
Usuario Héroe
*****
Mensajes: 2394


hasetsup7@hotmail.com
WWW Email
« Respuesta #4 en: 03/Dic/2012, 23:27 »

Tiro de gracia al Estado palestino



Según El País:

"La construcción de una gran colonia israelí en la zona E-1, cerca de Jerusalén, desbarata la continuidad territorial de Cisjordania (03-12-2012)

E-1 es a primera vista un páramo palestino con vistas al mar Muerto. Pero en términos políticos es el culpable de que la paciencia europea se haya quebrado; de que la tensión entre Israel y los países europeos haya alcanzado máximos históricos por culpa del crecimiento de los asentamientos. Porque E-1 no es un proyecto de colonia más. Es para algunas cancillerías occidentales el último clavo en el ataúd de la solución de los dos Estados, la que debe culminar en la creación de un Estado palestino que viva al lado del israelí. Porque por su emplazamiento estratégico, si Israel termina construyendo en E-1, Cisjordania se partiría prácticamente en dos. La continuidad territorial de una futura Palestina quedaría de facto hecha trizas.

Por eso Washington ha hecho de E-1 durante años su línea roja. Y por eso, Israel ha anunciado que ha comenzado los trabajos preliminares para construir en esta zona justo ahora, a pesar de que los planes existen desde hace décadas. Los israelíes han pronunciado conscientemente la palabra tabú, “E-1”. Porque al margen de anunciar la construcción de 3.000 nuevas viviendas en territorio ocupado, se trataba sobre todo de tocar una fibra muy sensible y de dejar claro que el reconocimiento mundial de los palestinos ante la ONU el pasado jueves no ha sido de su agrado.
 
A E-1 se llega por la carretera que une Jerusalén con Jericó. Un desvío da paso a una larga cuesta, que termina en la cúspide de una de las clásicas colinas empedradas cisjordanas. Una comisaría de policía israelí corona el monte. Es el único edificio de una zona que, por lo demás, está lista para la urbanización. La carretera de subida, de hasta tres carriles, está trufada con glorietas que llevan a ninguna parte, pero de las que deben salir nuevas calles el día que se empiece a construir. Hay farolas, electricidad y abastecimiento de agua. Todo está listo desde hace años. Solo falta que la coyuntura política permita empezar a enladrillar.
 
Junto a la comisaría, hay un pequeño mirador con un panel explicativo, firmado por varios parlamentarios israelíes que estuvieron allí hace tres años y que aseguran que “con la ayuda de Dios este lugar será construido”. Una cita bíblica (Salmos 118) encabeza el manifiesto: “La piedra que desecharon los constructores es ahora la piedra angular”.
 
Ante el panel, Aviv Tatrasky, investigador de campo de la organización israelí Ir Amim, ofrece su diagnóstico. “Si esto se queda dentro de Israel, supondrá el fin del Estado palestino”. Los datos que maneja esta organización, que sigue de cerca la expansión de los asentamientos en torno a Jerusalén, indican que la idea es construir 3.500 viviendas y 2.100 plazas hoteleras en este monte pelado. Centros comerciales y una zona industrial completan la lista. El área suma unos 12 kilómetros cuadrados, parte de ellos de propiedad privada palestina. Al margen de cuestiones geoestratégicas, la urbanización forzaría la expulsión de 11.000 beduinos que malviven en este enclave semidesértico, aseguran en Ir Amim.
 
Desde el mirador de E-1 se divisa Jerusalén oriental, el mar Muerto y hasta Jordania. Enfrente, como una mole, aparece Maale Adumim, uno de los mayores asentamientos de Cisjordania, donde viven unos 40.000 israelíes y que sería el núcleo de población encargado de acoger en sus límites municipales la polémica expansión. La urbanización de E-1 es una de las grandes ambiciones del alcalde de Maale Adumim, del gubernamental Likud, que aspira a convertir su asentamiento en una gran ciudad a las puertas de Jerusalén.
 
El Gobierno acelera también el plan de construir 1.700 viviendas en Jerusalén Este
 
Hoy Maale Adumin es un conjunto de chalés adosados y edificios de pisos rodeados de zonas ajardinadas. Piscinas municipales, escuelas, autobuses de línea y todo tipo de servicios dan una idea de hasta qué punto para muchos israelíes este territorio forma parte de su país, a pesar de que el consenso internacional y los mapas digan lo contrario.
 
Amir Chesin, vive en Maale Adumim desde hace casi 30 años, aunque dice que no comulga con los planes colonizadores israelíes. Señala que en su ciudad los vecinos están deseosos de crecer gracias a la urbanización del E-1. Añade que la población de Maale Adumim se está derechizando hasta un punto que él mismo está pensando en mudarse.
 
Para el negociador palestino Saeb Erekat, Maale Adumim y sus alrededores “tienen como función poner la lápida a la solución de dos Estados”. “Destruye cualquier horizonte de paz”, añade. Sus afirmaciones las comparten no pocos diplomáticos occidentales, porque aunque la construcción de E-1 no corta en sentido estricto la conexión entre el norte y el sur de Cisjordania, sí reduce la continuidad territorial de un futuro Estado de forma drástica.
 
Fuentes del Ejecutivo israelí explican que la idea de construir en E-1 no es nada nuevo. Que es un proyecto que se remonta a los años noventa, a la época del entonces primer ministro Isaac Rabin, y que la idea sigue siendo la misma de entonces. “Israel quiere que cuando se decida el estatus final de los territorios, Maale Adumim quede conectada con E-1 y con Jerusalén. Forma parte de nuestros intereses”. Desde que la idea naciera hace 20 años, los asentamientos en Cisjordania y en Jerusalén Este no han dejado de crecer, hasta formar un cordón alrededor de la Ciudad Santa.
 
El Gobierno israelí ha decidido también acelerar el plan de construir 1.700 viviendas en Ramat Shlomo, en Jerusalén Este, según el diario Haaretz, en respuesta a la votación de la ONU. El comité de planeamiento y edificación de la ciudad estudiará en dos semanas el controvertido plan, que fue aprobado en marzo de 2010 en plena visita oficial a Israel del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden."


Su web:

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/12/03/actualidad/1354561170_008878.html


 

MÁS INFORMACIÓN SOBRE TEMAS RELACIONADOS, PINCHANDO LOS SIGUIENTES ENLACES:

http://www.alkaidediciones.com/foro/index.php?topic=2473.0

http://www.alkaidediciones.com/foro/index.php?topic=2853.0

http://www.alkaidediciones.com/foro/index.php?topic=2636.0

http://www.alkaidediciones.com/foro/index.php?topic=2634.0
En línea

Pilar Iglesias de la Torre
Administrador
Usuario Héroe
*****
Mensajes: 2394


hasetsup7@hotmail.com
WWW Email
« Respuesta #5 en: 03/Dic/2012, 23:40 »

Europa condena las represalias de Israel (03-12-2012)



Según El País:

"El Gobierno israelí anunció el domingo la construcción de 3.000 viviendas en asentamientos.
 
Alemania, Italia y Rusia emiten duras críticas por la construcción en territorio ocupado pero no adoptan medidas diplomáticas


En una acción diplomática sin precedentes con Israel, cinco países europeos convocaron ayer a los embajadores israelíes en sus respectivas capitales para protestar por la construcción de 3.000 nuevas viviendas en Cisjordania y la retención de los fondos que Tel Aviv recauda en nombre de la Autoridad Palestina.
 
Reino Unido, Francia, Suecia, Dinamarca y España llamaron a los embajadores israelíes de forma concertada, aunque el conjunto de la UE actuó de nuevo en orden disperso. Alemania e Italia criticaron las represalias del Gobierno de Benjamín Netanyahu después de que Palestina lograse el jueves en la ONU el estatuto de Estado observador no miembro. Rusia también hizo otro tanto. Otros miembros de la UE guardaron silencio.
 
La convocatoria de los embajadores israelíes constituye una modalidad de protesta novedosa, pero blanda, por parte de los cinco países europeos. Llamar a consultas a sus embajadores en Tel Aviv habría sido más enérgico.
 
El director general para el área, Ignacio Ybáñez, convocó al embajador israelí, Alon Bar, para hacerle “partícipe” del “disgusto” del Gobierno español, según adelantó en Valencia el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo. El jefe de la diplomacia española calificó de “enorme torpeza” las medidas anunciadas por Netanyahu. Alegó que contradicen expresamente las peticiones de la UE y van “en la dirección contraria a la que hay que ir” para lograr la paz.
 
El embajador Bar, según fuentes israelíes, respondió a su interlocutor que, tras los contactos de las últimas semanas, nadie en el Gobierno español debería sorprenderse de las medidas anunciadas por el Gobierno israelí e insistió en que la iniciativa palestina en la ONU es “una violación” de los acuerdos de paz.
 
En Londres, el secretario de Estado para Oriente Próximo, Alistair Burt, convocó al embajador isaelí, Daniel Taub. El Foreign Office calificó de “mera especulación” los rumores de que Reino Unido y otros países europeos se disponen a retirar a sus embajadores en Tel Aviv si el Gobierno israelí no paraliza los nuevos asentamientos en territorio ocupado, aunque no llegó a descartarlo en el futuro.
 
Londres ve los nuevos asentamientos no solo como una maniobra para partir en dos el territorio palestino en Cisjordania y hacer inviable un futuro Estado, sino como una represalia por la votación de la Asamblea General de la ONU. El conservador David Cameron, que se abstuvo en la ONU —al contrario que otros socios, como Francia, España o Italia, que votaron a favor—, necesita ahora lanzar un mensaje de firmeza a Israel. De momento, todo se reduce a la llamada al embajador y al aviso de que habrá medidas “más duras” si Israel no hace caso. El ministro de Asuntos Exteriores, William Hague, declaró que “los asentamientos israelíes son ilegales bajo la ley internacional y socavan la confianza entre las partes”.
 
El presidente francés, François Hollande, y el primer ministro italiano, Mario Monti, pidieron a Israel que renuncie a construir nuevos asentamientos en los territorios ocupados, al considerar que es contrario a la solución del conflicto. “Estamos preocupados por las decisiones que, espero, no serán aplicadas de instalar 3.000 viviendas en las zonas que no están previstas para este tipo de instalaciones y que ponen en entredicho la posición de la comunidad internacional sobre los dos Estados”, afirmó Hollande en la rueda de prensa de la cumbre franco-italiana de Lyon.
 
El presidente francés confirmó que el embajador israelí en París había sido convocado para tratar este asunto y agregó que, por el momento, Francia no tiene previsto adoptar otras medidas contra Tel Aviv. “No estamos en una lógica de sanciones. Estamos en un trabajo de convicción. Hacemos un llamamiento a la responsabilidad. Sé que hay elecciones [el 22 de enero] en Israel y espero que se desarrollen en las mejores condiciones”, indicó Hollande.
 
La canciller alemana, Angela Merkel, también pidió a Israel que renuncie a las nuevas colonias con una rotundidad inusual en el Gobierno alemán y en vísperas de la visita que Netanyahu tiene previsto hacer a Berlín. También se mostró crítico elGobierno ruso, que instó a Tel Aviv a “revisar los anunciados planes sobre la construcción de asentamientos y a reanudar la transferencia de fondos” al Gobierno de Mahmud Abbas.
 
A pesar de la contundencia de las condenas, de momento no parece que las relaciones de fondo entre los países europeos e Israel vayan a verse afectadas por esta crisis. Prueba de ello es que el ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz, y su homólogo israelí de Seguridad Pública, Itzhak Aharonovitch, firmaron ayer en Jerusalén una declaración en la que se comprometen a reforzar la cooperación bilateral en la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico, la delincuencia organizada o el cibercrimen.
 
Israel piensa seguir adelante con sus planes. Fuentes del Ejecutivo israelí explican que la decisión de expandir los asentamientos, incluida la polémica zona conocida como E-1, tiene como objetivo “enviar un mensaje a los líderes palestinos de que no pueden actuar de forma tan hostil y esperar que Israel no vaya a responder”, en alusión al reconocimiento mundial en la ONU de Palestina, informa Ana Carbajosa desde Jerusalén.
 
Las mismas fuentes matizaron que la idea no es empezar a construir, que de momento lo único que se plantean es “mapear y distribuir las zonas de E-1”, unos 12 kilómetros de terreno situados en Cisjordania y cuya urbanización torpedearía la futura creación de un Estado palestino, debido a su ubicación estratégica."""

Su web:

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/12/03/actualidad/1354533891_671728.html
En línea

Pilar Iglesias de la Torre
Administrador
Usuario Héroe
*****
Mensajes: 2394


hasetsup7@hotmail.com
WWW Email
« Respuesta #6 en: 22/Oct/2016, 18:37 »

Abbas insta a declarar 2017 como el año del fin de la ocupación de los territorios palestinos (22-09-2016):



Según RT:

"En su discurso ante la ONU, el presidente palestino ha criticado la proliferación de asentamientos israelíes en Cisjordania, afirmando que ello destruye toda esperanza de resolver el conflicto de Oriente Medio.

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, ha instado a las como el del final de la ocupación de los  territorios palestinos por parte de Israel, informa Reuters.

En su discurso, Abbas ha criticado la proliferación de asentamientos israelíes en Cisjordania, afirmando que ello destruye toda esperanza de resolver el conflicto de Oriente Medio.Naciones Unidas a declarar el año 2017

Además, el líder palestino ha afirmado que el Reino Unido debe disculparse por haber publicado en el año 1917 una declaración del canciller británico, Arthur Balfour, en apoyo a la idea de establecer un Estado judío en Oriente Medio. Según Abbas, este documento y la creación del Estado de Israel en 1948 son la causa de los desastres sufridos por el pueblo árabe de Palestina.

Asimismo, Abbas ha pedido a Londres que reconozca a Palestina como Estado soberano e independiente.

"Pedimos al Reino Unido, en la medida en que nos acercamos al centenario de la destacada declaración, que aprenda las lecciones necesarias y asuma la responsabilidad histórica, jurídica, política, material y moral por las consecuencias de esta declaración, incluida, ha proseguido, una disculpa al pueblo palestino por el desastre, el sufrimiento y la injusticia padecidas", ha apelado el presidente palestino citado por Reuters.

 Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado

Su web: https://actualidad.rt.com/actualidad/219435-abbas-insta-declarar-fin-ocupacion-palestina

 Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado
En línea

Páginas: [1]
  Imprimir  
 
Ir a:  

Powered by SMF 1.1.5 | SMF © 2006-2008, Simple Machines LLC
Absado v2 by Fakdordes.
  Contacto Normas del portal Aviso legal  


© Alkaid Ediciones