Ediciones Inicio Quiénes somos Revista Alkaid Proyectos Eventos Servicios Tienda Enlaces
EL NÚMERO 25 DE ALKAID ESTÁ EN LA CALLE DESDE EL 20 DE MAYO DE 2016 (pinche este enlace)
        NUEVO SERVICIO: APLICACIONES S.I.G. SISTEMAS DE INFORMACIÓN GEOGRÁFICA (pinche este enlace)
                VISITE NUESTRA TIENDA ON-LINE. PUEDE PAGAR CON TARJETA DE CRÉDITO O PAYPAL (pinche este enlace)

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
23/Nov/2017, 06:37

 

Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: EL CSIC NECESITA 1 RESCATE de 100 MILLONES de € O SE DESTRUIRA la INVESTIGACION  (Leído 6053 veces)
Pilar Iglesias de la Torre
Administrador
Usuario Héroe
*****
Mensajes: 2394


hasetsup7@hotmail.com
WWW Email
« en: 02/Dic/2012, 14:03 »

EL CSIC NECESITA 1 RESCATE de 100 MILLONES de € O SE DESTRUIRA la INVESTIGACION en ESPAÑA (DIC 2012):




Según El País


"El CSIC necesita un rescate por el Gobierno de 100 millones:

--El Consejo Rector de la institución aborda medidas de contención del gasto a tres años vista
--A partir de 2013 se cancelan las nuevas contrataciones
--El CSIC presenta un plan de ajuste anticrisis para evitar un ERE
--Investigadores del CSIC denuncian la situación de la ciencia en España


El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con un recorte presupuestario acumulado del 30% en cuatro años, toca fondo económicamente. Hacen falta 147 millones de euros para mantenerlo en pleno funcionamiento el año que viene, de los que 50 pueden obtenerse con un plan de austeridad, pero otros 100 tienen que venir del Ministerio de Economía y Competitividad (Mineco). El déficit, estimado en 173 millones a principios de este año, se ha reducido gracias a medidas de ahorro y austeridad, pero no es suficiente ni de lejos. El presidente de la institución, Emilio Lora Tamayo, prepara un plan de austeridad, un paquete de medidas que incluye la congelación total de contratación de personal en los próximos años, pero manteniendo los compromisos adquiridos hasta ahora, incluidos un centenar de doctores cuyos contratos se aprobaron en diciembre del año pasado. “Necesitamos apoyo por parte del ministerio”, afirma.

“Esta situación arranca de hace unos años, y ya se han acumulado unos 500 millones que se han dejado de percibir”, explicó ayer Lora Tamayo a EL PAÍS. Las reducciones presupuestarias (un 30% acumulado desde 2009) “no han ido acompañadas de una reducción equivalente de gastos y el desequilibrio entre gastos e ingresos se ha cubierto hasta ahora con remanentes de tesorería, pero la bolsa ha ido disminuyendo”, aclaró Lora Tamayo. “Ya en 2010, el anterior presidente del CSIC, Rafael Rodrigo, avisó en el Parlamento de que el consejo ‘tenía fuelle’ para un año más. Y sin embargo, se ha aguantado hasta ahora, aunque la situación está tan adelgazada que para cubrir 2013 se necesitan 147 millones de euros”, añade.
 
El Consejo Rector del mayor organismo de investigación en España abordó ayer las medidas propuestas por Lora Tamayo en el plan de austeridad. Se trata de reducir gastos en los próximos tres años, que serán más sobrios, y, paralelamente, aumentar los ingresos. Todo para que este organismo, precisó su presidente, esté en 2015 “en situación de sostenibilidad”.
 
Parte de las medidas se están aplicando ya este año, como la de racionalización del gasto. A partir del que viene, además, se cancela toda la nueva contratación en el CSIC. Para aumentar los ingresos se cuenta con “la venta de capacidades” del organismo, es decir, el desarrollo de proyectos científicos para los que se obtiene financiación nacional o internacional, así como el incremento de la venta de royalties y patentes. Pero no es suficiente. “Necesitamos el apoyo del ministerio: para el año que viene, podemos lograr 50 millones con las medidas de austeridad; por lo tanto, faltan otros 100”, destacó Lora Tamayo. El presidente del CSIC aseguró que para el Mineco es prioritario garantizar la viabilidad del CSIC, y cuenta con el apoyo a las medidas de austeridad.
 
El presupuesto de este organismo —para el que trabajan 14.000 personasha pasado de 836 millones de euros, en 2009, a 665 este año; y aún se recorta más para 2013: 599 millones.

Lora Tamayo mantendrá hoy una reunión con los directores de institutos del CSIC para exponerles la situación. Para conocerla a fondo, Lora Tamayo pidió al Mineco el pasado febrero la realización de un informe sobre el organismo. El resultado es un documento de poco más de 80 páginas, superficial en unos puntos y desenfocado en otros, al incluir, por ejemplo, análisis y sugerencias de funcionamiento del Plan Nacional y su sistema de evaluación, que no depende del CSIC, y que es la referencia para todo el sistema de I+D español. Con sus más de 130 institutos y centros, el CSIC engloba una gran variedad de situaciones. Unos centros son evaluados sistemáticamente y a fondo —incluso por comisiones internacionales— cada pocos años, por lo que se conocen muy bien sus resultados y nivel científico. Otros, no tanto. El informe solo se refiere a dos centros (el Instituto de Ciencias Agrarias y el Instituto de Agrobiotecnología) y reconoce que “han mostrado cumplimiento de los indicadores establecidos, que se refieren a publicaciones, o consecución de ayudas, pero no a objetivos estratégicos, de la organización y, en ningún caso, en relación con los costes estimados para su consecución”.
 
El documento del Ministerio da una recomendación muy concreta al CSIC: “Que realice una presupuestación ajustada a la realidad, de modo que los gastos corrientes se financien cada vez en mayor porcentaje por ingresos propios, disminuyendo la apelación a subvenciones estatales y destinando las ayudas para investigación a su finalidad”. En cuanto a organización, se recomienda reducir la estructura burocrática, que ha aumentado desde que el CSIC se constituyó como agencia estatal en 2007; y de nuevo se recalca el objetivo de “reducir su dependencia excesiva de las subvenciones estatales”."


Su web:

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/11/28/actualidad/1354139937_674321.html

 Enojado Enojado Enojado Enojado Enojado Enojado




MÁS INFORMACIÓN SOBRE TEMAS RELACIONADOS, PINCHANDO LOS SIGUIENTES ENLACES:


http://www.alkaidediciones.com/foro/index.php?topic=2957.0

http://www.alkaidediciones.com/foro/index.php?topic=2972.0

http://www.alkaidediciones.com/foro/index.php?topic=2900.0

http://www.alkaidediciones.com/foro/index.php?topic=2732.0

http://www.alkaidediciones.com/foro/index.php?topic=2710.0

http://www.alkaidediciones.com/foro/index.php?topic=2837.0
En línea

Pilar Iglesias de la Torre
Administrador
Usuario Héroe
*****
Mensajes: 2394


hasetsup7@hotmail.com
WWW Email
« Respuesta #1 en: 10/Jul/2013, 21:02 »

PETICIÓN DE RECOGIDA DE FORMAS PARA SALVAR EL CSIC


""El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la mayor organización científica de España, y que tiene 74 años de antigüedad, está a punto de colapsar debido a los recortes que el Gobierno ha impuesto sobre la I+D+i.

 

El Presidente del CSIC ha reconocido que esta actuación es debida al déficit estructural crónico que la institución viene sufriendo desde 2009, como consecuencia principalmente de las sucesivas reducciones de transferencia de fondos desde el Ministerio y no tanto por la situación económica general del país.

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) han ido reduciendo sucesivamente la partida destinada al CSIC hasta ponerla al límite del cierre, con un déficit de 150 millones de euros, de los cuales mediante severas medidas de ahorro, se podrían recuperar 50. La reciente inyección de 25 millones de euros contribuye a paliar la situación, pero no es más que una venda en una herida abierta por la que mana la sangre a borbotones.

Aún son necesarios 75 millones de euros para evitar el colapso del CSIC y, a menos de seis meses de la finalización del ejercicio, no hay compromiso oficial de su aporte por el Ministerio de Economía y Competitividad.

75 millones de euros para evitar el cierre del principal organismo científico en España, que cuenta con más de 100 centros e institutos de investigación y para el que trabajan unos 12.000 profesionales.

En perspectiva y comparémosla con otras: el ínclito Bárcenas podría haber amasado una fortuna en Suiza de unos 47 millones de euros, los partidos políticos gastaron 65 millones de euros en la campaña de las elecciones generales de 2011, el fraude de los “EREs” de Andalucía se calcula en 136 millones de euros, la tauromaquia recibe 500 millones de subvención desde todas las administraciones públicas, los clubes de fútbol tienen una deuda de más de 600 millones de euros con Hacienda, etc.

En época de crisis económica hay que establecer prioridades y en España está claro que la I+D+i no es una de ellas.

Firma y pídele a la Secretaría de Estado de I+D+i, que haga lo que tenga que hacer para que el CSIC no muera."


 Enojado Enojado Enojado Enojado

PARA FIRMAR LA PETICIÓN, PINCHA AQUÍ:

https://www.change.org/es/peticiones/firma-para-salvar-al-csic


 Enojado Enojado Enojado Enojado
« Última modificación: 19/Jul/2013, 19:33 por Pilar Iglesias de la Torre » En línea

Pilar Iglesias de la Torre
Administrador
Usuario Héroe
*****
Mensajes: 2394


hasetsup7@hotmail.com
WWW Email
« Respuesta #2 en: 11/Jul/2013, 13:26 »

11-07-2013: EDITORIAL DEL PAÍS:

AL BORDE DEL ABISMO
:


Según el País:

"AL BORDE DEL ABISMO:

El CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) está al borde del abismo. Su presidente, Emilio Lora-Tamayo, ha alertado sobre la crítica situación financiera del organismo. Es de una especial trascendencia por cuanto afecta a la joya de la corona de la investigación básica —supone el 19% de la producción científica total— y la muestra más palmaria del colapso de la investigación científica española. Que dicha llamada provenga del responsable actual del CSIC, nombrado por el Gobierno, disipa, además, cualquier sospecha de sectarismo. Hay que recordar, en cualquier caso, que los primeros y más drásticos tijeretazos del CSIC se perpetraron en los dos últimos años de gobierno de Rodríguez Zapatero. Se trata de una política científica cuya continuidad en el tiempo se ha convertido en la principal amenaza para el sistema.

El Gobierno parece decidido a resolver la emergencia para evitar el déficit de 100 millones de euros que, según Lora-Tamayo, pesará sobre el CSIC este año. Es urgente que lo haga y que aproveche las nuevas corrientes europeas que apuestan por el crecimiento para cambiar la estrategia científica. Esta es básica para incentivar el cambio de modelo productivo: solo con una inversión sólida y sostenida en este capítulo será España capaz de situarse en la senda de la competitividad y abandonar ese sonrojante 18º lugar en la UE en cuanto a innovación.

La situación es desesperada y, sin embargo, los responsables políticos españoles llevan años haciendo oídos sordos a las alertas, vengan estas de decenas de premios Nobel, de la Comisión Europea o de las revistas científicas más prestigiosas. El nivel de inversión en ciencia en España —tradicionalmente bajo— es el de hace siete años; algunos contratos de investigadores se han reducido casi a la mitad, y la fuga de cerebros es una realidad constatable. La menor inversión es, además, una rémora para poder participar en proyectos internacionales que requieren cofinanciación.

Si España quiere salir de la crisis y transformar su modelo productivo no puede seguir acometiendo recortes con los ojos cerrados, aplicando la misma receta a una apuesta de futuro como es la I+D+i.

El alto comisionado para la Marca España admitió ayer que los problemas del CSIC pueden afectar a la imagen del país; cierto, pero lo que está en juego es algo mucho más trascendente."

 Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado

Su web:

http://elpais.com/elpais/2013/07/10/opinion/1373477597_527541.html
En línea

Pilar Iglesias de la Torre
Administrador
Usuario Héroe
*****
Mensajes: 2394


hasetsup7@hotmail.com
WWW Email
« Respuesta #3 en: 11/Jul/2013, 20:37 »

CSIC: CONSEJO SUPERIOR DE INVESTIGACIONES CANCELADAS (11-07-2013):

Según Huffingtonpost:

"CSIC: CONSEJO SUPERIOR DE INVESTIGACIONES CANCELADAS



Su web:

http://www.huffingtonpost.es/fito-vazquez/csic-consejo-superior-de-_b_3573852.html?ncid=edlinkusaolp00000003
« Última modificación: 19/Jul/2013, 19:37 por Pilar Iglesias de la Torre » En línea

Pilar Iglesias de la Torre
Administrador
Usuario Héroe
*****
Mensajes: 2394


hasetsup7@hotmail.com
WWW Email
« Respuesta #4 en: 12/Jul/2013, 16:27 »

Vamos a cerrar una de las mejores instituciones científicas de Europa por 25 millones de euros” (12-07-2013):



Según Materia:

"Vamos a cerrar una de las mejores instituciones científicas de Europa por 25 millones de euros:

Científicos del CSIC exigen al Gobierno un rescate del mayor organismo público de investigación mientras la tensión crece entre el Gobierno y la presidencia del Consejo. Salvar a la institución cuesta menos que dos kilómetros de AVE.

Sobre el papel, este no iba a ser un mal año para uno de los mayores centros de neurociencia en España. Sus investigadores analizan las causas de enfermedades degenerativas como el alzhéimer o la demencia y también responden preguntas fundamentales sobre el funcionamiento del encéfalo humano. Este año habían logrado financiación de la Unión Europea y otras instituciones para sus proyectos de investigación por valor de 4,4 millones de euros. Eso permitiría contratar nuevos investigadores durante varios años, renovar equipo científico, crecer.

Pero eso era hasta hace una semana. En una decisión de emergencia, el mayor organismo público de I+D de España, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha fijado unos escuetos topes de gasto para sus más de 100 institutos, incluido el Instituto de Neurociencias de Alicante. Allí, de un día para otro, los 4,4 millones de euros de proyectos logrados para este año se convirtieron en 600.000, una cantidad que ni siquiera permite llegar a final de año, según denuncia Juan Lerma, director del instituto y uno de los más afectados por las medidas extraordinarias en el CSIC impuestas tras años de recortes continuados por parte del Gobierno actual y el anterior.

Es un desastre”, resume Lerma, que afronta la gobernanza de un centro con casi 300 trabajadores. “En nuestro instituto necesitamos el doble de este dinero sólo para mantener el personal”. En juego están los contratos de decenas de investigadores cuyo sueldo se paga en cargo a esos proyectos competitivos y que ahora ha quedado severamente reducido, lo que pone en peligro su continuidad. “En todo el CSIC deben estar en peligro miles de contratos, muchos jóvenes pueden irse a la calle y acabarán marchándose al extranjero”, alerta Lerma.

Lo más absurdo es que este movimiento castiga a los mejores. Los grupos de científicos más competitivos, los que el Gobierno ha dicho querer primar en muchas ocasiones, los que logran más financiación de la UE en disputa con otros equipos de otros países son los que ahora salen más perjudicados. También salen esquilados aquellos con más contratos con empresas, un dinero que también queda limitado. Aunque los millones de euros conseguidos existan en el papel, parte no podrán usarlos hasta nueva orden.

El presidente del CSIC, Emilio Lora-Tamayo, ha dispuesto que, con el dinero que sí deja gastar a sus institutos, se priorice el pago de contratos y la realización de proyectos vigentes ya que, de lo contrario, se podrían perder millones de euros que habría que devolver a Bruselas o Hacienda. Pero el dinero en las cajas no permite hacerlo realidad.

En situaciones así, cada centro recurría a sus remanentes, dinero de proyectos concedidos por la UE o el Gobierno de España del que se conservaba parte para ir pagando gastos básicos e incluso poder contratar algún científico joven más. El martes pasado, en una decisión sin precedentes, parte de esos ahorros fueron cancelados y el resto limitados por decisión del presidente del CSIC, Emilio Lora-Tamayo. La razón: el CSIC, que agrupa a 15.000 trabajadores, 6.000 de ellos científicos, se había gastado ya esos ahorros de sus centros ante la emergencia presupuestaria en que vive desde 2009. Ese año el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero comenzó a recortar la subvención que el Estado aporta el CSIC.

Recortes continuados

Los recortes se sucedieron los años siguientes y, una vez hecho el cambio de Gobierno continuaron inclementes. Desde 2009 el CSIC dejó de percibir 500 millones de euros. De los 410 millones de euros que el CSIC tenía ahorrados en 2009, en enero de 2013 sólo quedaban 82. Ahora El organismo necesita una inyección de 100 millones de euros, según su presidente, pero por ahora el Gobierno sólo se ha comprometido a gastar 75. Los primeros 25 se inyectaron hace dos semanas y los otros 50 están aún en el aire, lo que, según Lora-Tamayo, amenaza con un “cataclismo” en el CSIC en octubre.

Es ridículo, vamos a cerrar una de las mejores instituciones científicas de Europa por 25 millones de euros”, protesta Alberto Palanques, director del Centro Mediterráneo de Investigaciones Marinas y Ambientales (CMIMA). Esos 25 millones de euros son menos de lo que gasta España en resonancias magnéticas innecesarias cada año y también inferior al coste de dos kilómetros de AVE.

Para Palanques, se ha cometido un gran error al usar los remanentes para pagar el funcionamiento general del CSIC durante estos años. “Los remanentes no son ahorros, dinero muerto, sino dinero de investigación, de funcionamiento”, señala. Su centro, por ejemplo, usa esos remanentes para mantener equipos como sus acuarios científicos, con decenas de tanques en los que se realizan experimentos como, por ejemplo, el estudio de las invasiones de medusas en verano que tanto daño pueden hacer al turismo. Con el dinero fijado para este centro hasta final de año, los acuarios “tendrán que cerrar de un día para otro”, señala Palanques.

Hace dos semanas, Lora-Tamayo echó la culpa de la situación a la mala gestión del anterior equipo directivo del CSIC, que, según él, había cometido errores contables que hacían “indistinguibles” los remanentes del CSIC previos a 2012. Esta semana ha optado por una nueva estrategia, reclamando al Gobierno que rescate por completo a su institución. La situación es tan tensa que Lora-Tamayo incluso dejó plantada ayer a Carmen Vela, secretaria de Estado de I+D, durante su intervención en el Foro España innova.

En su charla, Vela aseguró que el Gobierno inyectará 50 millones de euros más en el CSIC, es decir, 25 menos de lo que necesita, según Lora-Tamayo. Preguntada sobre si podría haber más dinero, Vela dijo: “Haremos lo que sea necesario para mantener al CSIC”, pero antes de comprometer nuevos fondos hay que “cumplir cada una de las etapas”. En otras palabras, el CSIC cifrará su viabilidad en periodos de meses, cuando organismos homólogos como el Max Planck de Alemania lo hace en planes plurianuales en los que su presupuesto está garantizado hasta 2015.

El CSIC ha tenido su propia burbuja inmobiliaria. En la época de bonanza, cuando el organismo contaba con una financiación estable e ingresaba fondos externos, se construyeron grandes proyectos como el Instituto de Medicina Molecular Príncipe de Asturias, impulsado por el ex presidente del CSIC y ex secretario de Estado de I+D Carlos Martínez Alonso. Hoy, este centro de 40 millones de euros edificado en Alcalá de Henares sigue vacío y ocasionando una rémora presupuestaria en las arcas del Consejo.

Ahora, tras la suspensión de pagos y el corralito impuestos el año pasado, los grupos de investigación de todo el país han visto como parte del dinero que ya tenían asignado desaparece de sus cuentas. Solo les será devuelto “de forma controlada” una vez que los gestores del CSIC comprueben su procedencia y se recupere la estabilidad presupuestaria. Hasta entonces, el poco dinero que queda en el CSIC se ha “socializado”, sin discriminar entre los mejores centros que han hecho los deberes y han logrado millones de euros en financiación externa y los peores, que han sobrevivido con lo que reciben del Gobierno de una forma más o menos estable a través del Plan Nacional.

Luchas internas a parte, el sentimiento generalizado en el CSIC es que el Gobierno es el que tiene que solucionar el problema. “Llevo toda la vida en el CSIC y estoy orgullosísima, por eso no entiendo bien lo que sucede por qué el Gobierno nos trata así”, explica Beatriz Morales Nin, directora del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados. “Queremos ayudar a nuestro presidente a hacer presión para que el Gobierno nos dé el dinero que falta”, resume Lerma. “Es una minucia lo que hace falta para mantener el buque insignia de la ciencia en España”, reclama.""

 Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado

Su web:

http://esmateria.com/2013/07/12/vamos-a-cerrar-una-de-las-mejores-instituciones-cientificas-de-europa-por-25-millones-de-euros/

 Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado
En línea

Pilar Iglesias de la Torre
Administrador
Usuario Héroe
*****
Mensajes: 2394


hasetsup7@hotmail.com
WWW Email
« Respuesta #5 en: 18/Jul/2013, 12:47 »

Interesante artículo de El País:



""El 'caso CSIC' o la banalidad del mal (18-07-2013):

Los recortes indiscriminados a la I+D lastran de manera irreversible el futuro de la economía y la sociedad española. Hay que priorizar la innovación por encima de las demás partidas de gasto.

Por César Molinas:

El artículo que publiqué en estas páginas hace casi un año sobre la clase política española recibió varias críticas que le atribuían la tesis de que todos los políticos son iguales. Quizá me expliqué mal y, si lo hice, me disculpo por ello. Es obvio que no todos los políticos son iguales: los hay simpáticos y antipáticos, glotones y frugales, corruptos y honestos. No se deben generalizar a nivel individual determinados comportamientos, por más representativos que sean estos de nuestra clase política como colectivo.

Aclarado esto, surge la duda de por qué nuestros políticos tienen un comportamiento individual tan homogéneo respecto a la mayor atrocidad que se está cometiendo en la economía y en la sociedad española: el desmantelamiento de la ciencia y el exterminio de la profesión investigadora. Ni una sola voz desde un escaño, ni un solo texto escrito por un político de nota se han alzado, que yo sepa, para denunciar la solución final que se esconde en el bosque de recortes presupuestarios pretendidamente coyunturales.

Cabría pensar, ante esta situación, que todos nuestros políticos creen que el gasto en ciencia es de naturaleza suntuaria, adecuado para presumir en épocas de bonanza pero superfluo en épocas de escasez —además de ser un gasto inútil porque no genera comisiones—. Pero, por lo dicho en el párrafo anterior, hay que resistir la tentación de generalizar y, por tanto, distinguir dos categorías de comportamientos individuales en nuestra clase política.

En primer lugar estarían aquellos políticos que entienden que no hay ninguna relación a largo plazo entre la ciencia y la prosperidad económica. Ante la necesidad de recortar, prefieren hacerlo en ciencia antes que en, por ejemplo, prestaciones sociales porque, digamos, tienen buen corazón. En segundo lugar estarían los que sí entienden que, por decirlo en palabras de Jorge Wasenberg, “los países ricos hacen ciencia para ser ricos, mientras que los países pobres creen que los países ricos hacen ciencia porque son ricos”. En otras palabras, los políticos de la segunda categoría no tendrían la misma concepción cateta de la ciencia que los de la primera y sabrían que los recortes en ciencia de hoy impedirán pagar las prestaciones sociales de mañana y, por tanto, que el gasto en ciencia debería ser prioritario.

¿Cómo puede ser, entonces, que esta segunda categoría no ocupe permanentemente la palestra, denunciando de manera atronadora que los recortes en ciencia y en educación condenan irremediablemente a España a descolgarse de los países más desarrollados? ¿Cómo puede ser que no griten sin descanso que en esta crisis la Unión Europea, Francia y Alemania han aumentado su gasto en investigación en vez de disminuirlo, como ha hecho España? ¿Cómo puede ser que no bramen que estamos condenando a nuestros hijos a la emigración, a los servicios de mesa o a los de alterne? ¿Cómo puede ser que estén callados?

En el artículo mencionado antes y en un libro que acabo de publicar propongo una explicación a estos misterios basada en la teoría de las élites extractivas. Esto no ha satisfecho a todo el mundo, por lo que a continuación apunto otra explicación de naturaleza más política. El argumento va como sigue. Por algún oscuro mecanismo, el sistema de partidos español y la ley electoral producirían una gran sobrerrepresentación en la militancia partidaria y en los cargos electos de personas mudas y, simultáneamente, ágrafas cuya capacidad de expresión hacia el mundo exterior se limitaría a manifestar “sí”, “no” o “abstención” con la punta de un dedo. La totalidad de los políticos de la segunda categoría del párrafo anterior, o sea los que son conscientes de las consecuencias irremediables de reducir el gasto en ciencia, se integraría en este grupo silente. De este modo, el discurso político quedaría en exclusiva en manos de aquellos que no ven ninguna relación causal entre la ciencia de hoy y la riqueza de mañana y que, por tanto, esperan que la futura prosperidad de España se base en proyectos tipo Eurovegas o en alfombrar con líneas de AVE la práctica totalidad del territorio nacional. ¿Existe ese “oscuro mecanismo”? Sí, claro que existe, como expongo a continuación.

El manifiesto Por una nueva Ley de Partidos, del que soy uno de los promotores, señala que la falta de democracia interna y de transparencia en los partidos políticos españoles, con el consiguiente uso de la cooptación para decidir las carreras políticas, ha eliminado el debate político de altura y la capacidad de estas instituciones para pensar a largo plazo y proponer estrategias creíbles para salir de la crisis. Quien quiera hacer carrera política tiene que tener claro que en lo único que debe destacar es en fidelidad. Si a esto añadimos un sistema electoral con listas cerradas y bloqueadas, que exige a los candidatos de a pie estar callados, tenemos un mecanismo que lleva a la sobrerrepresentación de los silenciosos en la militancia y en los cargos públicos. En realidad este mecanismo silenciador no es una teoría alternativa a la de las élites extractivas, sino que acaba siendo complementaria: una y otra se refuerzan mutuamente.

Lo que está ocurriendo con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la institución más emblemática de la investigación española —genera el 20% de nuestra producción científica— es representativo de la tragedia del sector investigador e innovador. Ningún político ha considerado oportuno manifestarse en contra de los recortes indiscriminados que pueden llevar al CSIC al cierre. Desde 2008 las transferencias ministeriales a dicho organismo han caído un 31% y los recursos obtenidos por la propia institución han caído un 35%. La diferencia acumulada entre ingresos y gastos desde 2008 es de 393 millones de euros, a pesar de que los gastos se han reducido en 163 millones.

El director de la institución ha definido la agónica situación del Consejo como “un cataclismo”. Otras instituciones de investigación están en una situación todavía más crítica. El retroceso no afecta solo a la investigación financiada con fondos públicos. En el informe de COTEC de este año, recién publicado, se señala que “la crisis ya ha destruido gran parte de la escasa capacidad investigadora de las empresas españolas, deteriorando gravemente la competitividad del país”. Según COTEC el número de empresas con actividades innovadoras se redujo en España un 43% entre 2008 y 2011, mientras que el de empresas con actividades de I+D lo hizo un 35%. ¡Bienvenido, mister Adelson, para usted sí que habrá dinero!

La versión gubernamental de lo que está ocurriendo con la ciencia es que, como en todo tipo de actividad humana, en la investigación científica hay proyectos buenos y proyectos malos y que se puede reducir el gasto recortando los proyectos “malos” para preservar los “buenos”. Me gustaría poder creerlo, pero no veo cómo puede eso ser cierto. La producción científica puede compararse a un iceberg. Hay una parte exitosa, blanca y refulgente, que parece flotar de manera autónoma por encima del agua. Pero eso es engañoso, porque la parte flotante está sostenida por otra parte mucho mayor de proyectos menos exitosos que quedan por debajo del agua.

Qué proyecto es “bueno” y cuál es “malo” es algo que no se sabe a priori, sino a posteriori y si acaba habiendo proyectos “buenos” es porque hay muchos que no lo son. Recortar estos últimos para preservar los primeros equivale a pensar que se puede eliminar o reducir la base del iceberg sin que se hunda la punta y, lamentablemente, eso no es así. Esto no quiere decir que no haya que aumentar la eficiencia del gasto en ciencia. Por supuesto que hay que hacerlo. Pero la vía para conseguirlo no son recortes horizontales e indiscriminados, sino la extensión de la competencia entre distintos equipos investigadores para acceder a los fondos públicos basándose en su excelencia.

Escribió Antonio Machado en su Juan de Mairena “¿Se ahorca aquí a un inocente? / Aquí se ahorca, simplemente”. Nadie alza la voz para justificar los recortes en I+D y en innovación, pero tampoco para criticarlos. La maquinaria presupuestaria de Hacienda prosigue su tarea sigilosa y terrible. No se “quiere” dañar a la ciencia. Nadie “cree” que eso sea bueno. Pero todos cumplen órdenes y el mal se extiende de manera que puede ser ya irreversible. Banalmente, diría Arendt.""

 Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado


Su web:

http://elpais.com/elpais/2013/07/15/opinion/1373908408_301347.html

 Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado
« Última modificación: 18/Jul/2013, 12:50 por Pilar Iglesias de la Torre » En línea

Pilar Iglesias de la Torre
Administrador
Usuario Héroe
*****
Mensajes: 2394


hasetsup7@hotmail.com
WWW Email
« Respuesta #6 en: 18/Jul/2013, 14:09 »

Nota de prensa enviada por el colectivo: Carta por la Ciencia:

""Declaración del Colectivo Carta por la Ciencia ante la situación del CSIC y la financiación del sistema público de investigación

http://conimasdmasihayfuturo.com/2013/07/15/declaracion-situacion-csic-y-financiacion-sistema-publico/

Las declaraciones del Presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) sobre la posible quiebra de esta institución y la amenaza de cierre de sus centros en octubre, por falta de fondos para cubrir gastos corrientes, son una buena muestra de la gravedad de la situación por la que atraviesa el sistema español de ciencia y tecnología. El del CSIC no es un problema aislado, afecta a todos los Organismos Públicos de Investigación, Universidades y al resto del sistema de I+D, donde la práctica suspensión de actividades amenaza la ejecución de proyectos de investigación en curso, muchos de los cuales forman parte de consorcios internacionales.

Esta situación es el resultado de los sucesivos recortes presupuestarios que el Gobierno ha ejecutado desde 2009, situación que en la última legislatura se ha agudizado porque a los recortes se han añadido el incumplimiento sistemático de los plazos de las convocatorias y sus resoluciones, y de los compromisos organizativos, financieros y de recursos humanos, creando un desconcierto absoluto.

Como agravante, desde la desaparición de Ministerio de Ciencia e Innovación y la incorporación de Ciencia dentro del Ministerio de Economía y Competitividad, los responsables de política científica han perdido peso político, visibilidad y capacidad de interlocución ante la comunidad científica.

Este estrangulamiento de la I+D está minando un sistema publico de investigación que ha costado más de 30 años construir y que por primera vez había dotado a España de un peso científico más acorde con su peso económico. La crisis económica no solo no puede ser utilizada como excusa del desmantelamiento del sistema público de I+D, sino que debería ser motivo para fortalecerlo, ya que la inversión en I+D está directamente relacionada con el crecimiento del producto interior bruto: a más inversión, más crecimiento. La I+D puede jugar un papel clave en el cambio de modelo económico y su boicot es un boicot al futuro del país.

Es por ello que desde el colectivo Carta por la Ciencia pedimos al Gobierno y a los partidos políticos la aprobación del decálogo incluido en nuestra carta abierta del pasado 14 de junio. Necesitamos planificación y estabilidad.

En investigación no se puede trabajar sin escenarios plurianuales fiables, tanto de los recursos financieros como de los recursos humanos. Necesitamos saber con qué se cuenta y que esos medios estén disponibles en tiempo y forma. Es inaceptable que se haya demorado hasta el 28 de Junio la aprobación de los fondos correspondientes al Plan Estatal de este mismo año y que se haya esperado a que el CSIC esté al borde de la quiebra para atender sus necesidades. Desde el colectivo Carta por la Ciencia pedimos la aportación inmediata de los fondos que permitan poner en marcha el Plan Estatal.

Con respecto al CSIC, la comunidad científica también desea un organismo cada vez más competitivo, más internacional, más transparente y más ágil, pero para cambiar el rumbo primero hay que salvar el barco. La Secretaria de Estado ha afirmado que “hay un plan, está todo organizado” pero no se han trasladado al BOE las resoluciones pertinentes, prolongando la incertidumbre en todos los Organismos Públicos de Investigación. Por la naturaleza de la actividad investigadora cualquier plan que quiera tener éxito ha de contar con el respaldo de la comunidad científica y por lo tanto pedimos que ese plan sea fruto del diálogo y no un documento gestado al margen de la comunidad. Desde el Colectivo Carta por la Ciencia pedimos que se dote al CSIC de los fondos necesarios para evitar su quiebra y que el Ministro de Economía y Competitividad, máximo responsable de la gestión de la I+D , comparezca para explicar en detalle en qué consiste el plan de viabilidad del organismo. El colectivo reitera la solicitud de una entrevista urgente con la Vicepresidenta del Gobierno como responsable de la gestión económica del país.

Ante la situación de extrema gravedad planteada en el CSIC, apoyamos las asambleas convocadas esta misma semana en los distintos centros de trabajo.

Os mantendremos informados de la evolución de los acontecimientos.

Recibid un cordial saludo,

Madrid, 15 de Julio 2013
Colectivo Carta por la Ciencia""

 Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado
En línea

Pilar Iglesias de la Torre
Administrador
Usuario Héroe
*****
Mensajes: 2394


hasetsup7@hotmail.com
WWW Email
« Respuesta #7 en: 19/Jul/2013, 19:33 »

Cien directores del CSIC advierten de la paralización de la actividad en semanas


Según El País:

"Cien directores del CSIC advierten de la paralización de la actividad en semanas (19-07-2013):

--En una carta, los responsables de los centros denuncian la asfixia económica que padecen

--Se desincentiva a los investigadores que aportan fondos, dice otro grupo de jefes

--Al CSIC se le acaba la hucha



Un centenar de directores de centros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han remitido este viernes una carta a la Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, en la que le trasladan que sus fondos "no alcanzan para llegar a fin de año" lo que "va a provocar la paralización gradual de la actividad investigadora a final de este mes de julio". Por ello, le piden que transmita esta situación al Gobierno para que dote de recursos financieros suficientes al principal organismo investigador del país.

En el escrito, los responsables de los institutos de investigación -100 de los 135 existentes- advierten de que hay centros en los que la parálisis de los proyectos irá acompañada "del cierre físico de las instalaciones". Y añaden su "profunda preocupación y tristeza por la imposibilidad de mantener los compromisos científicos adquiridos por el personal investigador con las partidas presupuestarias existentes emanadas de los ajustes contables que nos ha presentado el actual equipo de presidencia del CSIC".

El Gobierno solo ha asegurado 75 millones de euros para cubrir los 102 millones en números rojos que se esperan para finales de 2013. Ante la falta de una suficiente inyección de fondos por parte del Ejecutivo, la dirección del CSIC ha optado por echar mano del dinero obtenido de los proyectos de investigación y de los ahorros de los científicos (los remanentes). Como parte de esta decisión, se fijaron nuevos criterios de ejecución del gasto para el segundo semestre de 2013.

Los investigadores que suscriben la carta señalan que "ni priorizando los gastos" como indican estas instrucciones podrán alcanzar el final del ejercicio. Además, consideran que la situación para garantizar el funcionamiento del CSIC no pasa por el uso de los fondos de los institutos, sino en "aumentar urgentemente la dotación [económica] por parte del Ministerio de Economía y Competitividad y en devolver a los institutos su facultad de gestionar los recursos que han sido capaces de generar".

Los firmantes destacan que la responsabilidad de la “difícil” coyuntura por la que atraviesa la institución investigadora es el resultado de “una deficiente financiación en los últimos años por los correspondientes ministerios [responsables de la entidad]”. Todo ello, junto a las medidas recientemente tomadas, les aboca a “a la paralización de la actividad del CSIC en semanas".

La situación actual es insostenible”, destacan los directores de institutos del CSIC en la misiva. Por ello, apelan a Carmen Vela a que sus recientes declaraciones –el jueves señaló que el CSIC tendrá lo que necesite y que se resolverá su financiación- “han de plasmarse en transferencias económicas urgentes”. Además, emplazan a la Secretaria de Estado de Investigación a que transmita el escrito a “todas las autoridades competentes en investigación: el ministerio de Economía y Competitividad, y el de Hacienda, así como al presidente del Gobierno”.

No son los único que intentan presionar para que el Consejo salga de su situación. Otro grupo de seis investigadores, con las primeras firmas de Gloria Fernández-Mayoralas, directora del Instituto de Economía, Geografía y Demografía y  Consuelo Naranjo Orovio, directora del Instituto de Historia, también ha enviado a los medios una carta "en defensa del CSIC".

Afirman que, como consecuencia de las medidas tomadas por el presidente, Emilio Lora-Tamayo, para hacer frente a la falta de financiación, se ha conseguido una "casi total paralización de la investigación en los próximos meses". También que se ha producido una "desincentivación de los investigadores que generan de manera regular recursos para el CSIC". "Esto hará que el CSIC deje de ser un polo de atracción de talento, e incluso corre el riesgo de perder el que ya tiene, puesto que muchos investigadores se han planteado renunciar a proyectos en curso, y no solicitar nuevos o hacerlo a través de otras instituciones".

Además, dice que el CSIC se enfrenta a una "pérdida de credibilidad de cara a las entidades, públicas y privadas, nacionales e internacionales, que aportan dinero a la Institución a través de proyectos, convenios o contratos a cambio de resultados de investigación". ""


 Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado

ORIGINAL DE LA CARTA:

http://esmateria.com/wp-content/uploads/2013/07/Carta-Direcciones-Centros-e-Institutos-del-CSIC.pdf

 Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado



Su web:

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/07/19/actualidad/1374248993_715702.html

 Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado Impresionado



 Enojado Enojado Enojado Enojado

PARA FIRMAR LA PETICIÓN, PINCHA AQUÍ:

https://www.change.org/es/peticiones/firma-para-salvar-al-csic


 Enojado Enojado Enojado >:

« Última modificación: 19/Jul/2013, 20:30 por Pilar Iglesias de la Torre » En línea

Pilar Iglesias de la Torre
Administrador
Usuario Héroe
*****
Mensajes: 2394


hasetsup7@hotmail.com
WWW Email
« Respuesta #8 en: 19/Jul/2013, 20:42 »

TEXTO ÍNTEGRO DE LA CARTA FIRMADA POR LOS DIRECTORES DE CENTROS DEL CSIC

""Excma. Secretaria de Estado
de Investigación, Desarrollo e Innovación
Ministerio de Economía y Competitividad
Madrid

19 de Julio de 2013

Estimada Sra. Secretaria de Estado,

El pasado día 9 de Julio tuvimos la oportunidad de asistir a una reunión convocada por el
Secretario General del CSIC en relación con la resolución firmada por el Presidente del organismo,con fecha 2 de julio de 2013, por la que se limitaba la exigibilidad por los Institutos y demás Unidades del CSIC de los ingresos obtenidos en los subprogramas de proyectos con anterioridad al ejercicio 2012 y se establecían los criterios para la ejecución de los gastos de dichos subprogramas durante el segundo semestre de 2013. El Presidente y el Secretario General del CSIC expusieron con claridad la más que difícil situación por la que atraviesa nuestra institución en estos momentos, y que a nuestro entender es el resultado de una deficiente financiación del CSIC en los últimos años por parte de los correspondientes Ministerios.

Tras estudiar con las gerencias de nuestros Institutos los importes asignados en los
Anexos I y II de la citada resolución, tenemos la obligación de comunicar a todas las autoridades competentes en investigación que éstos no nos alcanzan para llegar a fin de año, ni incluso priorizando los gastos como indica el punto tercero de la resolución, y en algunos casos, ni siquiera para cumplir con las obligaciones de contratos de personal con cargo a proyectos. Esto va a provocar la paralización gradual de la actividad investigadora de los centros a partir de finales de este mes de julio, al no poder asumir los Institutos los gastos derivados de los proyectos que se encuentran en estos momentos en marcha.

La situación es todavía más alarmante en algunos centros que, al ser propios del CSIC y
tener un presupuesto de funcionamiento escaso, han tenido tradicionalmente que recurrir a los costes indirectos de los proyectos para poder pagar las facturas de electricidad, gas, teléfono y otras partidas. Dado que - según se indicó en la reunión - los Institutos no vamos a poder disponer de estos costes indirectos, la parálisis de los proyectos de investigación vendrá acompañada por el cierre físico de las instalaciones, al no poder asegurar el pago de las facturas anteriormente mencionadas.

Somos muy conscientes de que la situación económica por la que atraviesa el CSIC es
extremadamente grave, pero discrepamos de que la solución sea utilizar los fondos de los
proyectos de investigación y los “remanentes” (activos de investigación generados por los
Institutos) para amortiguar la reducción continuada de las transferencias por parte del MINECO.

Desde nuestro cargo de Directores/as de Centros e Institutos del CSIC, queremos manifestar con profunda preocupación y tristeza la imposibilidad de mantener los compromisos científicos adquiridos por nuestro personal investigador con las partidas presupuestarias existentes emanadas de los ajustes contables que nos ha presentado el actual equipo de Presidencia del CSIC. Entendemos que la responsabilidad final es de las autoridades ministeriales y del Gobierno, y es el resultado de una política científica restrictiva que nos aboca a la paralización de la actividad del CSIC en semanas. Creemos que la solución, siquiera parcial y temporal, no está en el uso de los fondos de los Institutos para garantizar el funcionamiento del principal organismo de investigación de España, sino en aumentar urgentemente la dotación por parte del Ministerio y en devolver a los Institutos su facultad para gestionar los recursos que han sido capaces de generar.

Le solicitamos que realice las gestiones necesarias ante los ministerios competentes que le
permitan al Presidente del CSIC contar con un horizonte de financiación adecuado para este año y aseguren una partida en los Presupuestos Generales del Estado del próximo año que evite situaciones similares en el futuro.

Lo/as investigadores/as del CSIC creemos que la ciencia, la tecnología y la innovación han de jugar un papel esencial en la sociedad y en una nueva economía que nos permitirá salir de la crisis actual. Queremos ser parte de la solución y creemos que lo hemos demostrado durante estos años de políticas de austeridad, recortes y falta de financiación en los que hemos seguido trabajando para la sociedad a la que nos debemos como organismo público, reduciendo en todo lo posible los gastos, racionalizando el funcionamiento de los centros e incrementando la productividad. Tanto la Presidencia del CSIC como las autoridades competentes de los ministerios pueden contar con este esfuerzo continuado de las direcciones de los centros para conseguir que el CSIC se mantenga como el principal organismo de investigación de España.

Los directores y directoras de los centros del CSIC abajo firmantes entendemos que la
situación actual es insostenible y que, si no se soluciona inmediatamente, se compromete el futuro del organismo con mayor impacto investigador del país. Sus recientes declaraciones han de plasmarse en transferencias económicas urgentes. Confiamos en que las acciones para mantener al CSIC lleguen en unas semanas, de manera que la situación no sea irreversible. De no ser así, el Presidente del CSIC puede contar con nuestro apoyo para solicitar aún más enérgicamente a los ministerios la financiación necesaria, con las medidas ante la sociedad, la Administración y el Gobierno que estime oportunas.

Finalmente, le rogamos que transmita este escrito a todas las autoridades competentes en
investigación: Ministro de Economía y Competitividad, Ministro de Hacienda y Presidente del Gobierno.

Quedamos a su disposición,

Lo/as directores/as de los Centros e Institutos del CSIC:

Albert Palanqués, Director Instituto de Ciencias del Mar y CMIMA, Barcelona
Alberto López Galindo, Director Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra, Granada.
Alberto Sanfeliu, Director Institut de Robòtica i Informàtica Industrial (CSIC-UPC), Barcelona
Alfonso Caballero Martínez, Director del Instituto de Ciencia de Materiales, Sevilla
Alfonso Susanna, Director del Instituto Botánico de Barcelona (CSIC-Ajuntament de Barcelona), Barcelona
Alfredo Berzal Herranz. Director Instituto de Parasitología y Biomedicina López Neyra, Granada.
Amparo Querol Simón, Director Instituto de Agroquímica y Tecnología de los Alimentos, Valencia
Andrés Aguilera, Vicedirector CABIMER, Sevilla
Ángel Arteaga, Director Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja, Madrid
Antonio Guillén, Vicedirector, Instituto de la Grasa, Sevilla
Antonio Gutiérrez Gracia, Director Instituto de Gestión de la Innovación y del Conocimiento (CSIC-UPV), Valencia
Antonio Gutiérrez Escudero, Director Escuela de Estudios Hispano-Americanos, Sevilla
Antonio Javier Sánchez Herencia, Director Instituto de Cerámica y Vidrio, Madrid
Beatriz Morales-Nin, Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados, Mallorca
Blas Valero Garcés, Director del Instituto Pirenaico de Ecología, Zaragoza-Jaca
Carles Cané, Director del IMB-CNM, Barcelona
Carlos Muñoz, Director del Instituto de Física Teórica CSIC-UAM, Madrid
Carmen Castresana, Directora Centro Nacional de Biotecnología, Madrid
Carmen González Sotelo, Directora Instituto de Investigaciones Marinas, Vigo
Carmen Sarasquete Reiriz, Directora Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía, Cádiz
Clara González de los Reyes-Gavilán, Directora del Instituto de Productos Lácteos de Asturias
Concha Roldán, Directora Instituto de Filosofía, Madrid
Consuelo Naranjo Orovio, Directora del Instituto de Historia, Madrid
Cosme García Francisco, Director, Instituto de Productos Naturales y Agrobiología, La Laguna
Cristina Suñol, Directora Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona
Daniel López García, Director Instituto de Ciencia y Tecnología de Polímeros, Madrid
Daniel Martin, Director Centre d'Estudis Avancats de Blanes, Blanes
Eduardo García-Junceda, Director Instituto de Química Orgánica General, Madrid
Eduardo Santero, Director CABD, Sevilla
Enrique Martínez González, Director del Instituto de Física de Cantabria, Santander
Enrique Moriones Alonto. Director Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea La Mayora, Málaga
Esteban Manrique, Director Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid
Eugenio Santos, Director del IBMCC, Salamanca
Federico Soria Gallego, Director Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid
Felipe Criado Boado, Director, Instituto de Ciencias del Patrimonio, Santiago de Compostela
Fernando J. Lahoz Diaz , Director Instituto de Sintesis Quimica y Catalisis Homogénea, Zaragoza
Fernando García Sanz, Director y Leonor Peña Chocarro, Vicedirectora, Escuela Española de Historia y
Arqueología, Roma
Francisco J. Botella, Director Instituto de Física Corpuscular, Valencia
Francisco Valera Hernández, Director Estación Experimental de Zonas Áridas, Almería.
Gloria Fernández-Mayoralas, Directora del Instituto de Economía, Geografía y Demografía (IEGD, CCHS), Madrid
Gonzalo Nieto Feliner, Director Real Jardín Botánico, Madrid
Guillermo A. Mena Marugán, Instituto de Estructura de la Materia, Madrid
Ignacio Torres Aleman, Instituto Cajal, Madrid
Javier Campo Ruiz, Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón (CSIC-UZ), Zaragoza
Javier Giráldez, Director Instituto de Ganadería de Montaña, León
Javier León, Director, Instituto de Biomedicina y Biotecnología de Cantabria, Santander
Jesús Balsinde, Instituto de Biología y Genética Molecular, Valladolid
Jesús Val, Director Estación Experimental de Aula Dei, Zaragoza
Joaquín Campos Acosta, Director Instituto de Óptica, Madrid
Joaquín Pérez Pariente, Director Instituto de Catálisis y Petroleoquímica
Jordi Isern, Director Instituto Ciencias del Espacio, Barcelona
Jorge Cassinello Roldán, Director Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos CSIC-UCLM-JCCM, Ciudad Real
Jorge M. García, Director Instituto de Microelectrónica de Madrid, Centro Nacional de Microelectrónica, Madrid
José Alfonso Gómez, Director IAS, Córdoba
José Antonio Berenguer Sánchez, Director Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo y Oriente Próximo,Madrid
Joan Font, Director Instituto de Estudios Sociales Avanzados, Córdoba
José Luis Riechmann, Director, Centre de Recerca en Agrigenòmica CSIC-IRTA-UAB-UB, Barcelona
José M. Pardo, Director Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología, Sevilla
José Manuel Vílchez Medina, Director Instituto de Astrofísica de Andalucía, Granada
Juan Arellano. Director Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología , Salamanca
Juan Carlos Navarro, Director Instituto de Acuicultura Torre de la Sal,
Juan Castilla Brazales, Director Escuela de Estudios Árabes, Granada.
Juan de la Figuera, Director Instituto de Quimica-Fisica Rocasolano, Madrid
Juan José Alarcón Cabañero, Director Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura, Murcia
Juan José Negro, Director Estación Biológica Doñana, Sevilla
Juan Lerma, Instituto de Neurociencias CSIC-UMH, Madrid
Juan Manuel Diez Tascón, Director Instituto Nacional del Carbón, Oviedo
Laura Bravo Clemente, Directora del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición, Madrid
Luis Calvo Calvo, Director Institución Milá y Fontanals, Barcelona
Luis Hernández Encinas, Director Instituto de Tecnologías Físicas y de la Información "Leonardo Torres Quevedo", Madrid
Luis Romero, Director IBVF, Sevilla
Luis Sanz-Menéndez, Director Instituto Políticas y Bienes Públicos, Madrid
M.Victoria Moreno-Arribas, Directora Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación, CSIC-UAM, Madrid
Mª Jesús Lázaro Elorri, Directora Instituto de Carboquímica, Zaragoza
Manuel A. Armada, Director Centro de Automática y Robótica, CSIC-UPM, Madrid
Manuel Carsí, Cebrián, Director CENIM, Madrid
Manuel de León, Director Instituto de Ciencias Matemáticas, CSIC-UAM-UC3M-UCM, Madrid
María Jesús Martínez, Directora Centro de Investigaciones Biológicas, Madrid
María Jesús Pérez Pérez, Directora Instituto de Química Médica, Madrid
María Luz López-Terrada, Directora Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia "López Piñero", Valencia
Maxi San Miguel, Director Instituto de Física Interdisciplinar y Sistemas Complejos (CSIC-UIB), Palma de Mallorca
Miguel Ángel Miranda Alonso, Director Instituto de Tecnología Química UPV-CSIC, Valencia
Montserrat Torne Escasany, Directora Instituto de Ciencias de la Tierra “Jaume Almera”, Barcelona
Nicolás Toro García, Director Estación Experimental del Zaidín, Granada
Pablo Ordejon, Director Centre d'Investigació en Nanociència i Nanotecnologia (CSIC-ICN), Barcelona
Pascual Sanz, Director Instituto de Biomedicina de Valencia, Valencia
Patricio García-Fayos, Director Centro de Investigaciones sobre Desertificación, Valencia
Pedro Revilla Temiño, Director Misión Biológica de Galicia, Pontevedra
Ramón López de Mántaras Badia, Director Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial, Barcelona
Ramón Torrecillas, Director Centro de Investigación en Nanomateriales y Nanotecnología, Asturias
Rosa M. Nieto Liñán, Directora en funciones del Instituto de Nutrición Animal, Estación Experimental del Zaidín,
Granada
Santiago Lamas, Director Centro Mixto CSIC-UAM de Biología Molecular "Severo Ochoa", Madrid
Santiago Sánchez Solano, Director Instituto de Microelectrónica de Sevilla (IMSE-CNM), Sevilla
Sergio Moreno, Director Instituto de Biología Funcional y Genómica, Salamanca
Susana Alemany, Directora en funciones, Instituto de Investigaciones Biomédicas Alberto Sols CSIC-UAM, Madrid
Teresa García González, Directora Instituto de Ciencias Agrarias, Madrid
Vicente Pallas, Director Instituto de Biología Molecular de Plantas (CSIC-UPV), Valencia
Violeta Demonte Barreto, Directora del Instituto de Lengua, Literatura y Antropología, CCHS-CSIC, Madrid
Xavier Belles Ros, Director del Instituto de Biología Evolutiva (CSIC-UPF), Barcelona
Xavier Obradors, Director Institut de Ciència de Materials, Barcelona""

 Enojado Enojado Enojado Enojado Enojado Enojado
« Última modificación: 19/Jul/2013, 20:43 por Pilar Iglesias de la Torre » En línea

Páginas: [1]
  Imprimir  
 
Ir a:  

Powered by SMF 1.1.5 | SMF © 2006-2008, Simple Machines LLC
Absado v2 by Fakdordes.
  Contacto Normas del portal Aviso legal  


© Alkaid Ediciones

Blowjob