Ediciones Inicio Quiénes somos Revista Alkaid Proyectos Eventos Servicios Tienda Enlaces
EL NÚMERO 25 DE ALKAID ESTÁ EN LA CALLE DESDE EL 20 DE MAYO DE 2016 (pinche este enlace)
        NUEVO SERVICIO: APLICACIONES S.I.G. SISTEMAS DE INFORMACIÓN GEOGRÁFICA (pinche este enlace)
                VISITE NUESTRA TIENDA ON-LINE. PUEDE PAGAR CON TARJETA DE CRÉDITO O PAYPAL (pinche este enlace)

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
26/Jun/2017, 00:28

 

Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: Libro de poesia HISTORIA CLINICA de Pilar Iglesias  (Leído 2860 veces)
Pilar Iglesias de la Torre
Administrador
Usuario Héroe
*****
Mensajes: 2394


hasetsup7@hotmail.com
WWW Email
« en: 29/Dic/2014, 21:01 »

Libro de poesia HISTORIA CLINICA de Pilar Iglesias



Páginas: 136
4 ilustraciones interiores a color
ISBN 84-611-1941-X

PVP: 12 euros.

 Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar


PEDIDOS: hasetsup7@hotmail.com

 Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar

También podéis entrar en nuestra tienda on line:

http://www.alkaidediciones.com/tienda.html

 Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar


Alguno de los poemas incluidos en él:


Voy en busca de un labio
que no haya roto la ausencia.
                   Años vistiendo peregrina
tierras y paisajes,
espiral de escombros devorados con fruición
rastreando los naufragios.     Años
engendrando curvas,
soliloquios ordenados de quietud exponencial.

Fueron hipotecas que firmé
enhebrando paso a paso la esperanza,
fueron dedos, fueron ojos que miré
escrutando el fondo de las almas.

         También puse los adverbios
al servicio de un apunte
con el que dibujar los puentes.  Me volví
arquitecto de escenas y de encuentros,
ingeniero de canales y de puertos..........Cincel
mi mano
tallando minerales
y un texto que añadir
a cualquier razonamiento.

                   Mas, olvidé el compás
y el cartabón, y
las cadenas de palabras y las autovías
llevaron el gen del extravío........No
pudieron nunca
más que regar estéril los sembrados y
por más que el esfuerzo
me volviese geografía o la intención
de hallazgo preñase mi objetivo,
carecía el GPS de las variables necesarias
y sólo pude recorrer abismos
de pretiles a pico cercenados.

         Para entonces la fatiga
ya calaba incluso a los vencejos
y la sensación de excomunión,
pintaba itinerarios............Pero el corazón
no entiende de argumentos y
aunque cada vez más fugaz
la voz resuena en mi proyecto,
continúo buscando
un labio que no haya roto la sangre,
fluyan o no,
manantiales escarlata en las almenas.


.................................


IDIOMA


Mi idioma
es un matraz convexo del que surge
vapor compuesto de moléculas, trazas
de espectrómetro apenas audibles.......éxodo
que fue de muchos vientos.
                                           No fue
ninguno inédito, peregrinos, sí,
desde mi cuna.

         Tesis, antítesis y síntesis
destiladas en aljibes,
cristal, a veces en las manos y una puerta
para entrar o salir según parezca.
Horas segando diagramas
y aquellas ecuaciones diferenciales
alargándose en los folios.

Al principio un microscopio
para estudiar bien los cimientos y después
así es la vida, caminar hacia una estrella
que linda con el fin del universo.

Botas de montaña bien ceñidas por detrás,
crampones para el hielo de cometas
y una nube, sobre todo, una nube
con todos los colores que nos brinda el otoño
al acabar.
              Sobre la cinta sin fin
de la experiencia,
explicaciones y preguntas, vientres hinchados
y un dolor
en las miradas, piel con piel, nada de guantes,
al desvestirse en la camilla:
tranquilo, estoy contigo, la palabra
sedante lo posible entre los dedos
y una caricia rozando leve por si acaso.

         Angustia, tensión e interrogantes
que no puede consagrar una receta,
muchas firmas como cuerdas
hilando los renglones
escritos por desiertos infinidad de veces
enterrados.

                   Olor a láudano y dipirona
impregnando habitaciones, amarillo tenue
aquella luz
del rincón de la mesilla.......en silencio despedidas
mientras recojo las llaves del coche cada vez.

         Es un idioma rodado en las aceras
y baldosas que hay detrás de las paredes,
ciudad sin nombre,
esqueleto sin orquídeas ni azaleas
donde el hueso
está desnudo de cartílagos.......alguna lápida
cerrando los archivos y una sonrisa
en cada una de las almas
que me preguntó la hora.

solo eso



......................................


EL ALMA DE LA NOCHE


Rasgué el alma de la noche
por si tenía algo en las entrañas.
Lo que vi
fue el destello de una ráfaga
cofrade del acónito.

         Suburbio
oculto de universo allí
donde el consciente vira al rojo.

¿Duele el fondo
o es la herida la que habla en su silencio?

Vadeando el interregno de la nada
coseché eslabón
que enhebra injertos de fatiga en las almenas.
Demolido el tiempo,
un apunte casi borrado de la calle.

¿Será irredento acaso mi ADN
perlado el mar de las esquinas?
Algo vertieron al comienzo
al cóctel sorbido en la placenta.

con estrías la mirada
seguí rasgando
por si quedara algún espectro
que no hubiera saludado
al levantarme


............................


CUANDO EL ALMA DUELE


Nací
cuando el sol nació.

Quizá por eso
planto eclipses en mi vida.

¡Ha pasado la muerte tantas veces
por mi mano......!

y, a pesar de todo,
me duele pensar
que ya me he muerto


.......................................


CAMINARÍA


Caminaría si pudiera
caminaría si tuviera pies,
si tuviera cuerpo,
caminaría
y la niebla sería mi envoltura.

Un paso, otro paso,
y las huellas perdidas serían
mi silencio,
la desnudez, mi compañía,
y los árboles sin hojas,
mi desierto.

Caminaría si pudiera,
si la ciudad fuera mía
y mío mi tiempo,
y sosegadamente descubriese
a la soledad y al viento
cada recóndito ¡ay!
que sustenta mis ausencias,
mi negación,
mi sueño.


...............................


BUSCO MI CIUDAD


Vivo en una ciudad de lágrima y silencio. Las
calles bosquejo son de una agonía.
                                                       Cada día
vago en la penumbra
al atisbo de un encuentro, de
un labio que no haya roto la sangre, en vano
puentes de cristal o fuegos de artificio, el
destino conduce nuestra ruina y
nunca acabará
el futuro si no quiere.....
                                     en Babel
los mapas convertidos, mi brújula
carece de valor y por más
que acuda a la parada,
mi autobús, partirá vacío, luces para niebla
y uniforme gris entre asientos sin nombre.
                                                                 Busco
mi ciudad
entre arrabales de palabras, acuarelas sin tintar y
música que se extingue
justo donde mi mano alcanza........un roce de viento,
como un escalofrío,
sola
la piel
me deja
en medio de la calle


............................


EL PAÍS DE LAS HERIDAS


Vengo del país de las heridas,
hospital extramuros de lo próspero,
donde los despojos del recuerdo se acumulan
y el sendero del dolor serpentea
entre pasillos con ventanas de aluminio.
               Allí
el  nitrógeno hiberna la esperanza
entre carros de cura aparcados
mientras tanques de oxígeno vacíos
aguardan recoger el aire que expiraron.

Hay un ambiente de deshaucio,
de envase que agoniza.
Los pasos no llegan al umbral
del diagnóstico abierto a las auroras,
tan sólo encrucijada en los archivos
catalizando las ausencias.
                                        Extraña ver
reflejos en los iris
pues son huérfanos de abrazo,
pretérito resto en la memoria
algún día de alumbramiento.

Los códigos de barras de cualquier patología
presentan la primera cifra emponzoñada
con el gen de la hemorragia
y por más que la tinta de los hechos
intente variar el rumbo,
la pluma escribe folios cercenados
sin derecho a viento ni a nostalgia.
                                                                       
                             Ésa es la espina del lugar
allá aquél del que yo vengo
con escaras verdinegras en los pies
y un cierto olor a desperdicio.......Tal vez,
aunque vidriados los cristales
del edificio viejo y empañado y ciego,
el astrolabio todavía pueda
desentrañar alguna ruta
o emitir una señal que recoja los deseos.

                   Emigré la vista atrás
olvidada la flor aún
de la visita....

ese día
un borde violeta
preñando el crepúsculo del rojo
el retrovisor, dejaba


......................................


MUERTE


Cuando la vida escapa
en el sudor destilado de los dedos
y comienza a penetrar en la conciencia
el epílogo del cierre del capítulo....
Cuando los párpados se tornan
persianas de plomo en los instantes.....
se intuye deslizada la memoria
al plano emocional del uno mismo
donde la verdad habla sin letras y
desaparecen los velos que tejimos.

    .....es un corrimiento
de tierra en los estratos
emitiendo distales quásar sin remedio
en encaje deshilado de la anécdota......

Incertidumbre como prólogo
a la progresiva serenidad en el precoma,
crepitar característico y un ritmo de aliento
que agoniza.........Si existieran los momentos,
serían precisamente ésos
los que capitalizan la intensidad de las secuencias
en el desbordado océano del yo.

         Después, un gradiente descolorido
hacia los grises
en la antesala del roce más postrero
en el que la piel trasmite su tibieza.......quizá
la cadencia de un sonido
guardado allá en las entretelas,
arrullo una vez de una caricia y
contacto ante la desconexión que espera:


midriasis hacia ti
buscándote
ante el último giro de la llave


....................................


LIBERTAD DE PENSAMIENTO


Amor de medianoche, amor de un día,
amor de la vida entera.
Amor como vuelo de un pájaro herido,
amor en esmeralda, amatistas desgranadas
sobre el telón escarlata
de mi arco de historia.
                                  Dorándose
en cabellera alada,
castigados cantos de horizonte,
devanan madejas rojas
de endurecido alambre y
un ramo de quebrada espiga,
sobre el desolado marco
de mi ideología.

Condenada al silencio
y encerrada
en el ataúd de cinc de la censura,
grilletes derriten
como plomo,
la arquitectura frágil que me envuelve.

                   Noche oscura de mi árbol caído,
noche sin fondo del abismo insondable
que encenaga y borra
el camino tejido con las manos desnudas.

                   Noche del grito profundo
que desgarra
en el vértigo inexorable de la sima,
la entraña caliente de la boca y el adentro.   
                                                                                                   ¡Oh, tú,
que me clavas la flecha del jinete enamorado!

¡Oh, tú,
que te ensañas despiadada
en el lago cristalino de la fidelidad inquebrantable!

¡Tú,
que sabes de mi amor y mi llamada,
sácame del tiempo infinito
penetrándome el pecho
hasta el final!

Sabes
que te amo,
que, por encima del paisaje y la miseria,
te amo.
Por encima de los riscos afilados y los picos,
te amo.

Amo la aventura incierta de tu barca
y los mástiles apuntados de tus dardos.
Amo tu lenguaje de serpiente
y la balada tierna de los arces.
Amo el huracán del miedo
y la brisa tenue de la calma.
Te amo,
te amo a pesar de mí,
a pesar de ti,
te amo, y, sin ti,
el vaso ignoto de mi vida,
papel de celofán sin nada, desapareciendo,
volaría.

         Por eso, amor de medianoche,
tul de ideas que me tejen,
sortija encelada que me tiendes
emboscadas de oro revestidas,
cuando apagues la antorcha que me guía y
me envuelvas en la sábana morada
del silencio,
deja que en mi viaje hacia el averno,
mi ansia libertaria,
me acompañe.

añorado epílogo,
pensamiento


.........................................


QUE NO TE DIGA NADIE


Que no te diga nadie, que no te diga
tu propio corazón
que no dijiste
aquello que te morías por decir y
hubo llegado el tiempo
en que la muerte llamó a la puerta.........que no te diga nadie
ni dejes terminar los crepúsculos
sin haber acariciado las anémonas
o abierto los cofres del misterio.........mañana
aún no existe y
otro día, se fue del calendario.......no dejes
estos campos baldíos o
la vendimia a medio terminar, que
las uvas de hoy
solo sudan zumo en el momento.
                                                       Después,
puede ya ser tarde y
quedar con las manos vacías,
ser una constante.
                            No des la espalda
a tus poemas
ni dejes en blanco
lo profundo de tu mente..........que no te diga nadie,
que no te diga
que dejaste de visitar la explanada y
aquel camino que se adentraba en el bosque,
que no te diga el corazón
que huiste de él
o le dejaste.


..............................



CUANDO LAS CERILLAS EXISTÍAN


Recuerdo cuando se encendía la leña con cerillas
y la piedra era piedra y la chimenea
en su seno acogía
la críptica espiral de puntos suspensivos
que el holocausto de las llamas
en un breve quejido, nos dejaban. Entonces
no tintaban a las piñas, de purpurina en navidad
y su textura nos llegaba por otoño,
en la quietud aparente del paseo
con el bruñido acolchado del cobre
sembrando la cama del pinar.  La grafía de los árboles
se acostaba cada año y podíamos saber cada momento
cuál era la hora del paisaje y
los puntos cardinales de la ética
sólo con ver cuándo acaba lo que acaba
y palpar la celosía
que marca fronteras en el bosque.

Recuerdo, cuando los dibujos de los niños
eran infantiles en sus trazos y había verde
y casitas con ventanas y un sendero
entre margaritas y gnomos
de barba granizada y sonrisa fácil,
porque todos conocíamos
aquel segmento curvo de la boca
como cuenco abierto a las estrellas.

         Ahora apenas hay ya cartulinas,
ni tinta en el tintero de colores, los niños desconocen
qué es un lapicero y los renglones paralelos
de caligrafía en los cuadernos. Es la época
de los dibujos electrónicos
que no hace falta borrar con la goma de nata aquélla,
pues el ratón crea y descrea en el ordenador los rostros,
y son naves espaciales
de un mundo virtual que aún no existe
y láser con sonido
por eso de añadir dramatismo a las escenas,
como si no fuera bastante el rojo de la sangre
que inunda fiel los noticiarios.

Por la noche, al acostarme
en esa confortable habitación de casa inteligente
y ya no es necesario que me ponga
los guantes en invierno
para poder leer en cama
sin que los dedos se congelen,
un escalofrío intelectual invade mi conciencia
al comprobar el vértigo del tiempo
acá de los gestos cotidianos, que, a pesar
de intuir cuán breve y veloz
sucede todo, no lo había interiorizado así,
tan al borde del abismo como ahora.

¿será que yo lo veo de otra forma o
es que es de otra forma realmente
lo que parece igual?


...................................


LA EDAD DEL GENOCIDIO


Volveré donde sea necesario
atravesando los infiernos o
la tenebrosa oscuridad de los ausentes.
                                                              Estoy
en el campo de batalla
donde pensamientos espectrales
con su bífida lengua lamen
sendas abisales de almas sin principios.
                        Converso con la edad del genocidio
donde el sudario de la bruma
sendero cerrado es
de mueca desangrando los silencios.
El suelo custodiado por polvo de huesos
en hurto de la entraña.
                                  Han caído
derrotados los vocablos y
los nasgool merodean en intención de rapto.
Descarnado, el lenguaje de las lanzas,
imparable avanza desmembrando las ideas.
                                             Es necesario drenar
de caimanes los pantanos
a poca esperanza que yazca
como espora enterrada
en el vientre de las cobras.
                                  Por eso, surgiendo   
de las simas recurrentes de la historia, aunque
tenga que heredar el léxico del hielo o
la escalada vertical de los conceptos,
aunque tenga que arrasar el Alzheimer y su séquito,
rasgaré la cripta del vacío
para que fluya
la costa mental del infinito.


.............................


CAMBIA LA FORMA DE VER EL SOL


Supongo
que palpar continuamente
el inasible fluido de lo efímero,
le hace a uno plantearse
la paradójica contradicción de querer y no querer
aprehender conocimiento.

Vagar por el filo de navaja del goce y el dolor
a semejante abismo,
esculpe rostros de profundas bisectrices
en los que, quizá, la caducidad
pretexto sea
para amar en plenitud
ese gas distante, inaprensible,
de la unidad indivisible del tiempo.

Esa prospección de manantiales,
dibuja la ballesta que apunta con fiereza
al gobernante que mantiene fuera de control,
el azar, a nuestras manos..........y, aún así,
dentro del magma que diseña lo imposible,
late a ciencia cierta desbocado,
el deseo de absorber lo inabsorbible,
como documento o lucha,
en rúbrica constante y voluntaria sobre la piel,
a dos pasos de cualquier final,
en un otrosí de fusión o derramarse
sobre el nicho ecológico del hambre.

              Supongo que cambia la forma de ver el sol
en su paseo por la eclíptica, por eso, a veces,
las hojas
tienen bocas como palabras muertas o
despojos......mientras,
poco a poco, amanecen
en la dermis oscura y palpitante,
crisálidas de apertura incierta,
con textura vegetal
en primavera.

tenía doble vertiente hoy,
la corteza de los pinos......ya, sin armadura,
después de la batalla,
un pensamiento de sosiego.......Al cruzar el Cega,
me di cuenta, por el lateral izquierdo, que
sobre el durmiente,
había comenzado a crecer la hierba


.............................


SOY


Síntesis galáctica
parida
en raíces antiguas
y saqueos.
Llanto preciso de la lluvia.

Una aguja,
brújula que busca
yaciendo entre errores y naufragios
al albor de alguna penitencia dúctil
que doblegue.

Acuarela efímera, cuenco pasional
vomitando paréntesis y espejos
al filo del bisturí
de las preguntas.

         La declinación
de la boca de los verbos
clavó su áspid y mi anhelo
sobrevino
en un compendio de saliva
a dentelladas
del mutarse la conciencia.

Salvaje
torrente
descalabrado de glaciares
aprendiendo de las piedras
el roce milenario de los besos.

Sexo impuro
en comunión ardiente con el mundo
mientras desabrocho poco a poco
la lencería en sílex
de la entrega.

Mortal, como la vida misma.

Soy, mientras soy,
luego,
nada.

« Última modificación: 29/Dic/2014, 21:16 por Rafa Pardo » En línea

Páginas: [1]
  Imprimir  
 
Ir a:  

Powered by SMF 1.1.5 | SMF © 2006-2008, Simple Machines LLC
Absado v2 by Fakdordes.
  Contacto Normas del portal Aviso legal  


© Alkaid Ediciones