Ediciones Inicio Quiénes somos Revista Alkaid Proyectos Eventos Servicios Tienda Enlaces
EL NÚMERO 25 DE ALKAID ESTÁ EN LA CALLE DESDE EL 20 DE MAYO DE 2016 (pinche este enlace)
        NUEVO SERVICIO: APLICACIONES S.I.G. SISTEMAS DE INFORMACIÓN GEOGRÁFICA (pinche este enlace)
                VISITE NUESTRA TIENDA ON-LINE. PUEDE PAGAR CON TARJETA DE CRÉDITO O PAYPAL (pinche este enlace)

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
22/Jul/2017, 16:36

 

Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: Libro de poesia R.M.N (RESONANCIA MAGNETICA NUCLEAR) de Pilar Iglesias  (Leído 3192 veces)
Pilar Iglesias de la Torre
Administrador
Usuario Héroe
*****
Mensajes: 2394


hasetsup7@hotmail.com
WWW Email
« en: 29/Dic/2014, 21:37 »

Libro de poesia R.M.N (RESONANCIA MAGNETICA NUCLEAR) de Pilar Iglesias



Páginas: 84
4 ilustraciones interiores
ISBN:978-84-612-1712-0

PVP: 10 euros.

  Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar


PEDIDOS: hasetsup7@hotmail.com

  Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar

También podéis entrar en nuestra tienda on line:

http://www.alkaidediciones.com/tienda.html

  Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar


Alguno de los poemas incluidos en él:


MIGRACIÓN SIN VUELTA


Fue otoño, una fractura,
en aquel filamento del tungsteno
que tanto acompañó mis días.....Una
discontinuidad espacio-temporal
sin reconstrucción posible,
por más que se tejan filigranas
o se busquen las migas de pan de Pulgarcito.

Fue una escisión electrolítica,
en un huir de cationes
por el laberinto abisal de lo inalcanzable.
Migración sin vuelta atrás, ese divorcio,
hacia un concepto lingüístico del caos.

Y en ese fallo multiorgánico,
baladí, cualquier diálisis
que intente restaurar
la voz interna de los árboles....Incierto itinerario
en la caquetsia
del atlas astronómico, cuando
se emitió un decreto-ley
que inventa normas en la física.

Se me deshace entre los dedos,
el pen drive de la memoria,
sea cual sea el hemisferio
en el que pretenda yo, orientarme.
¡Ciega exclamación, la de los pasos,
ciega sordera, esa neuropatía
que penetró en mí sin darme cuenta!


..........................


RASGADO EN ESPIRAL



Astillas de penumbra, zurcen el camino
mientras la arteria desabrocha esa cremallera
por la que fluye el subconsciente. Como reflejos de talio
cuando envenenan el aire.
                                         Avanzan las propuestas
de aquella perspectiva mostrada por el Havel.
Pero, es ingente la ceniza que adoptó el espectro y
creciente, la dificultad metodológica
que precisa el colorímetro.
                                         ¿Por qué no
un rasgado en espiral de la estrategia
abriendo el corazón para beberle?....Infovía necesaria
para desbrozar la tinta
en híbrido linaje de escalpelo y armañac.

              Me duele el gemido del bastión
ante el sacrílego abordaje
para que nazca la acuarela.
Será lamento la noche o sibila a escuchar,
hacia el láser de la aurora
en reivindicación impenitente.


.......................


LA MIRADA DEL FELINO



Hay grafos como dagas
cercenando hierba donde pisan....Y, es
sinuoso su silbido,
el que crea esqueletos en la sombra
aún sin tocar siquiera,
el sabor tangente de la espiga
ni su aura vertical evanescente. Pero,
de antiguo, son los carros griegos,
los que sobresalen en la cuádrigas
derramando el láser del colmillo
para una cosecha yerma de su máscara.

              A ese territorio
circunscribe la logística, la mirada del felino
de jugada a corto o medio plazo. Después,
la quietud insomne en la isobara
de la cromatografía out de cualquier tinta.

Detesto emplear jamás, como delirio
o conclusión, en los discursos,
porque, en la bola de cristal,
las galaxias se suceden a sí mismas, y
es irrelevante un campo más o menos,
de devastación impenitente. Sólo es
que me duele la piel, cuando es el mío, y
me sangra la savia verde del cervuno.....Verde
manantial, verde queja,
abocado a la impotencia final
de un degradé en gris, hacia el olvido.


..............................


ES LA HORA



Morir conlleva
aprender a despedirse.
Aceptar cada una de esas muertes de los otros
que nos integraron la estructura.
Aceptar los huecos
hasta la extinta sobredosis
que redacte por fin
el epígrafe estadístico
que cubra de ceniza tu emisora.

              Mira que lo sé.
Pero, me resisto a expirar
en cada iceberg desgajado en el deshielo.
Va siendo hora, sin embargo, de ese rictus
que convierta en abstracción,
el contorno de la boca y la inquietud aquélla
con la que bordaron la etiqueta de mi cuna.

Me estremece la palabra cuando llega.
Sobre todo, si no he firmado el armisticio.


................................


EL MUTISMO DE LAS LETRAS



Se amontona el polvo en los archivos
cerrados uno a uno a cal y canto,
mientras el eco de las voces se destiñe
a medida que adelgaza el almanaque.

Inapelable el veredicto del vector
de unívoca premisa.
                               No sirve abrir la puerta
porque, la ecuación del tiempo, de retrovisor carece
y ni siquiera existe un hospital
que contenga teoremas
para reencontrar comienzos.

              Concupiscencia, el gas sarín,
depredador de la espiral histórica,
como bisagra hacia el olvido
de una Hipatia degollada. Descarnado esqueleto
sobre el que sembrar los pasos
cada futurible o fénix irredento. Ha sido así
desde el big bang que yo recuerde, y
no es posible cambiar esa tendencia
por mucho que invoque a los oráculos.....Pero,
me apuñala la nostalgia
ese resto de sangre de la médula,
palideciendo al compás
del mutismo lacrado de las letras.


..................................


COMO SILENCIO GRITANDO



Tú, cuando adormeces en sangre
como silencio gritando,
la cárdena epopeya de tanta historia escrita. Tú,
azor de la conciencia....Pero, cíclica es
la histología de las horas
mientras sujeto esté nuestro albedrío
a la física de Newton.......Si Saturno supiera o
supiera Urano, entender por fin
el más ínfimo fractal
codificado en su genoma, y jugar, y desleír
la compleja geometría de leptones
para reforestación estructural a voluntad.....Quizá
esos futuribles que soñamos,
pudieran ser exentos de pandemias. O....
quizá, aumentar el rango de libertad de los jinetes,
deshidrate aún más
la periferia del sentido y sea por siempre, clonación,
el graffiti que desmaya el horizonte.
 
              Quebrada
la lengua de la orquídea
como inútil soldadura, respiro esa interface rota
que te desmembra el aliento..... y
no puedo renunciar
a dolerme contigo
desde la orilla que nos une.

la misma piedra, tropezando


........................................


EL ESCOTE DEL ADENTRO



Transparente cárcel de espigas rojas,
intentando surgir
de un silíceo substrato.

             No digas: ¡qué silencio!, sino,
tinté de ketamina
la epidermis del periódico.

Asesinar la hora de enfrentarse
con el bisel acerado de tu propia auditoría,
sólo significa,
desleírse en la ignorancia de un campo baldío. Pero,
desconoces la inquebrantable inercia
de la voluntariedad cósmica, y
la permeabilidad intrínseca de cualquier vitrificado.

              Imposible demoler
la magmática vocación de insurgencia
o encerrar en un matraz, el albedrío.
Relámpago cardinal, el escote del adentro
como brocal inexorable
al bastión de nuestro nombre. No podremos nunca
sustraer su camino al escarlata,
por mucho que infectemos de tétanos
la integral de la saliva, o
carguemos de grilletes, las geodas.


..................................


LAGO SOMBRA



Te lleva de las riendas,
ese gen incrustado en el epicentro de la sien
en jerarquizada perspectiva
para vadear el interregno......y seguir.

Embadurnas el arroyo
en complejidad exponencial de minerales
mientras el microprocesador del ADN,
se reinventa cada instante
reinterpretando el modelado
de cada nivel de interferencia.

Caníbal de sosiego
hacia la nube cuántica del ímpetu
en su rol intransferible
de sedicioso amante de lo ignoto.....Ectoplasma
subversivo, portavoz de todos los preludios....¡Ah,
la araña, con su enunciado firme
de poliédrico discurso!

Y....si no fuera osadía,
lago sombra el manantial,
como azogue de la muerte.


..............................................


AGUA, LA INMENSIDAD



Aunque creamos de sobra conocer
los prefijos telefónicos o el catálogo completo
de ítems del Espasa,
es necesario frenar el áspid de soberbia
deslizando sinuoso su aguijón.

              Almorzar sándwich de plástico
en neurótico ritual y asumir por ello
la sabiduría total de cada encrucijada,
supone fecundar el punto crítico
con esporas de penumbra......
¿Cómo argumentar después
el derrumbe del calcio en las aceras?

Por más que el corazón sea de uranio, la linterna
dibuja un haz oblicuo
que siembra pliegues abisales.....Insostenible construir
la web de la esperanza
con apuntes incompletos del sismógrafo....
                                                             ¿Qué decir
a las libélulas
desde el celofán hipócrita
de una blusa varias tallas mayor que el sustantivo?

              Seduce, reconozco,
el caramelizado veneno deslumbrando a hurtadillas,
el talón de Aquiles del ego.

como agua, la inmensidad,
inabarcable a nuestras manos


.....................................


LOS SENDEROS DEL CONSCIENTE



Envejecí otros cien años
en el instante mismo de mirarme
y  de saberme.....Un pie en el círculo que recorre
360º de arenisca
como bucle de reentrada al disco duro. Ni
el pormenorizado compendio
de la sabia complejidad de la teoría de Maxwel, ni
la imantación más potente de un moderno electroimán,
consigue desviar el rumbo un ápice,
hacia el agujero negro de insaciable arquitectura,
acuñado al pasaporte que llevo en el bolsillo.

Expedido el pentagrama,
ya en el  horizonte de sucesos
en el que el ayer es imposible, desdigo
sin decir, ese ciclo de Krebs inconfundible,
depredador voraz de mi energía......Si fue motivo
el punto cero de mi estrella, o fue pronombre
de una ley probabilística......¿Qué del pecho,
la cresta cimera que asume
la visión de las deidades?
                                       ¡Oh, platino indestructible
que atraviesas los pezones sin mirarme,
instalada en tu furor estoy ausente!......Acaso
el crepúsculo deje su cíclica osamenta
y espire la epidermis, el cansancio. Pero,
es difícil enfocar, cuando se desconocen las medidas
y bien es cierto, escarpados son
los senderos del consciente.


........................................


INMIGRANTES DE LA VOZ



En la contradicción constante
de la cárcel libertaria del adentro,
fluye sin querer, queriendo,
ese  hilo de serpiente
destilado a la retina por las manos...y un saber,
que el punto cero,
ignición fue de lo que somos....Inmigrantes por fin
en el polígono
todavía sin más, amurallado,
un día de máscara y mutismo.
Bastión reencontrado por la brújula
sin miedo a pesar de la epopeya,
esté o no, de estupor,
en su atavío, revestida.

encuentro con la voz,
que, una vez, fue nuestra


.................................


NO SIRVE FINGIR



Te mutilan
o, quizá eres tú mismo
quien deja la guadaña para encontrar excusa
de esa ablación permanente de la voz,
desmembrada en el último refugio.

¡Como si fuera posible editar la orografía
sin el punto cero de la dermis!....¡Ah, convalecencia!,
¿qué ingrediente tinta de trofismo
hacia una deriva continental
de arquitectura narcoléptica?....Podemos impregnar
la periferia del cartílago
en una solución de procaína
y dejar dormir a la frontera
en un Alzheimer sin fin de pasaportes. Pero,
siempre existirá un chip inconfundible
en cada pieza de ese puzzle,
que integra
las señas de identidad de lo que somos, y
no sirve fingir ante el espejo
porque nosotros somos el azogue.

              Tal vez
el dorso de la frase tenga grietas,
y sea alud
el vínculo facial con el adentro. Pero, la lluvia
no desdice superficies
ni las novas agotan la energía.
Es el polvo y sus partículas
substrato donde nacer sin excepciones.
Por eso, justificar, es gesto
abocado sin duda al camuflaje
de los ojos sin mirada de la sombra.


.........................................


SOÑEMOS EL PECADO CAPITAL



Tal vez, haya un tal vez en algún sitio,
en el que estén excomulgados los desguaces, y
converjan soberanos,
algoritmos abocados a entenderse.

Soñemos el pecado capital en rebeldía
que al statu quo le quebranta,
y rasguemos la voz con el instinto
primordial de las especies.

Pero, eso sí, desterremos las quimeras
como almohada narcoléptica,
para hibernar esos gritos que nos dicen,
la incertidumbre del sendero
y las arenas movedizas
tatuadas sin remedio en el goniómetro.

         Tan sólo entonces
no haya frío que nos hiele,
ni amanecer, que no pueda ser soñado.

sí, tal vez, las lilas puedan dibujarse
como heroico motivo sin respuesta

siempre podemos cerrar los ojos,
como se cierra el corazón a cal y canto.
Siempre podremos ahogar el verso,
y tintar de amarillo las esquinas,
hasta el día que, sin darnos cuenta,
hayamos agotado el último punto suspensivo
« Última modificación: 29/Dic/2014, 23:38 por Pilar Iglesias de la Torre » En línea

Páginas: [1]
  Imprimir  
 
Ir a:  

Powered by SMF 1.1.5 | SMF © 2006-2008, Simple Machines LLC
Absado v2 by Fakdordes.
  Contacto Normas del portal Aviso legal  


© Alkaid Ediciones