Ediciones Inicio Quiénes somos Revista Alkaid Proyectos Eventos Servicios Tienda Enlaces
EL NÚMERO 25 DE ALKAID ESTÁ EN LA CALLE DESDE EL 20 DE MAYO DE 2016 (pinche este enlace)
        NUEVO SERVICIO: APLICACIONES S.I.G. SISTEMAS DE INFORMACIÓN GEOGRÁFICA (pinche este enlace)
                VISITE NUESTRA TIENDA ON-LINE. PUEDE PAGAR CON TARJETA DE CRÉDITO O PAYPAL (pinche este enlace)

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
22/Jul/2017, 16:45

 

Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: Libro de poesia ETERNO YACIMIENTO de Pilar Iglesias  (Leído 1920 veces)
Pilar Iglesias de la Torre
Administrador
Usuario Héroe
*****
Mensajes: 2394


hasetsup7@hotmail.com
WWW Email
« en: 30/Dic/2014, 11:44 »

Libro de poesia ETERNO YACIMIENTO de Pilar Iglesias





80 PÁGINAS
ISBN 84-7839-279-3
PVP: 10 euros

 Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar

PEDIDOS: hasetsup7@hotmail.com

 Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar

También podéis entrar en nuestra tienda on line:

http://www.alkaidediciones.com/tienda.html

  Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar Giñar


Alguno de los poemas incluidos en él:


Caminaba el abrótano mis manos
en el vacío resbalándome sus lágrimas
cuando el pensamiento fructificado allá en la noche
hacia su garganta mis pasos caminaron.

                             Su destino ya segado
en aras de un vínculo sagrado
escrito sin retorno, sonreía.

   La savia de su tallo, humedeció mis dedos
y sangrando aún
la llevé a rozar mis labios. Tu piel
brillante y amarilla allí,
frente al sol de la mañana
en un mensaje de entrega y de distancia
que solo él, el abrótano cortado
podía, como paloma a la deriva,
dejarte la huella del beso que a mi boca
le era negado darte.

   Temblando las hojas, toda yo,
en la despedida
traté de dejar sobre el parabrisas,
relicario preso e inalcanzable,
con su sacrificio
el amor que desbordaba el vaso de mi alma.


.......................................


El último día inventado
de un año bisiesto inexistente
entre uñas colgantes de avellanos
y asimétricos heleros de destierro,
en medio de la gelifracción de los meses
que esta vez a febrero le ha tocado
estoy
con la estructura de la mente aniquilada
y la trama del bosque arrasada
desparramándose
en aludes fronterizos que
de países ignotos
avanzan incansables.

   Sin cierre
el mosquetón que al cintura yo llevaba
dejó escapar
el cordón umbilical
que a ti me unía.

                 Ya sin seguro,
ya sin cuerda,
al vacío
frente a ovales simas me dejaste
sin mostrarme siquiera la herramienta.

   Abandonarme al albedrío
prescribiste
de un cielo oscuro de tormenta.

Innecesaria ya la página
de un año borrado de la historia,
enterrada quedo como estrato
en avalanchas que sin freno
hiciéronme perder el anclaje en la escalada.

Impersonalmente y sin emociones
la herida sajada a la montaña
para siglos oficiales queda
como acción erosiva que oculta las palabras.


..........................


LA IRA CONTRA EL TIEMPO


La ira contra el tiempo
que recoge los momentos en estuches amarrados
colgándoles de argollas de nivel inaccesible,
suena persistente, recorriendo con sus tacones prietos,
el pasillo embaldosado de mi cueva solitaria.

          Sin saber,
el viento repiquetea los cristales
llevándose en su vientre
las gotas transparentes que de mi voz
cayeron
en un labio adjetivo de tí, y sin saber,
la quietud espesa llena de lomos oprimidos
las cajas de polvo que olvidaron
la estructura de su nombre.

          Entrelazándose,
el miedo y el silencio, muerden,
con sus bocas escarlata,
las yugulares tensas por la rabia contenida. Mientras,
en los rincones que las caderas de piedra dibujan,
ocultándose,
las arañas vengadoras recubren con su tela cenicienta
harapos rotos de paciencia,
eclipsándose luego, salvajes, en espera de su presa.

          ¡Te maldigo a ti, a ti,
araña del tiempo,
y pienso destruirte a nada que dejes libre
uno solo de los tendones de mis dedos!
¡Te maldigo, una y mil veces,
te maldigo, te maldigo como se maldice a los demonios,
con los dientes apretados y las uñas clavadas en la carne!


.............................

OLMOS


Un día gris plomizo, lluvia, silencio
en el hilo conductor de tu discurso y yo,
no temas, no te culpo, miro el tiempo y escucho
el murmullo de los árboles sin hojas que murieron
al final, sobre el camino cortado, cuando
les llegó la grafiosis sin saber.

En el límite del dibujo que su planta
de serpientes como dedos derramados
agoniza, surge trémulala voz que brevemente
dispone tu andadura. Es
el paso violáceo
que el estío intermitente de tu brisa presta
como caricia o roce
al húmedo retablo que me envuelve.


...................................


Este pueblo ya no es mi pueblo. Tú te fuiste.
Este cuerpo ya no es el mío, si no estás.
Mis ojos palidecen
al paso de tu ausencia
engazada a mi clepsidra. El sendero
no conduce a ningún  lugar y el desarraigo
y la bandera del apátrida
es el agua que me dan
en el cuenco de la mano tendida al caminante.

         Apago la sed en cada esquina
con el llanto derrotado del vencido. Apago el hambre
con el mendrugo de pan amasado en la tristeza y voy
enlazando los pasos con el polvo
que en tu huída de mí
sembraste como estela.

         Dejaré mi casa y a mi gente
para ir
a cualquier sitio, a cualquier parte. Dejaré
los espacios infinitos, los nidos de los bosques
y el recinto sagrado que olvidaste.
                                                     Ningún
pueblo será mi pueblo, si no estás.
Ningún Dios será mi Dios
si no es tu Dios y, nadie, nadie ya
lo será.


.......................................

PIRÁMIDE


         Puede olerse la quietud
sobre la piel del desierto.

              Una fractura en su cintura
descubre el cónico sello que el áspid venenoso
puntual a la cita de los siglos
dejó abierto el oficio a los saqueadores.

Suave la arena, parcialmente oculto el dintel,
idealiza la tumba.

         Cada noche en un ritual
se me descienden los peldaños y el alma,
en un intento de soñar los jeroglíficos,
vagando entre sarcófagos,
roza la momia de mi cuerpo.

              Un guiño del tiempo
alucina la mente y
la fiebre se introduce en el deseo
cuando al son de la cítara, la llama,
bailaba los atardeceres.

Toda la cripta
destila un áloe enmohecido
que verdea los perfiles. Y las ánforas,
en el silencio de los muertos
vigilan los secretos que
entre anillo y anillo, sepultó la despedida.


..........................................

AÑORANZA EN PRIMAVERA


Han roto su clausura los almendros
rociando de semen
el híbrido lenguaje de mi encierro. La caligrafía
de sus notas diminutas
puebla mi ara de recuerdos renaciéndoseme
las pautas de la hipérbole descrita
por los días esperando, porque los minutos palidecen
con el rostro enmohecido
encamados en andamios de polvo ceniciento, porque
las noches son las noches y aunque el invierno acaba
con el quebrarse el cerco la crisálida presa
de las yemas verdeciendo, al despuntarse los arces
rocíase de lánguidas plegarias el estanque clandestino
adscrito a la cartera que a mi lado permanece.
                                       Acompasando
el ritmo, los dragones despiertos del infierno
pueblan el hangar que mi cuerpo deletrea
solitariamente fuera, al norte de la urbe, donde
las hileras de tus pasos siempre entretuvieron
el equivalente mental de mi memoria.
                                      Y en ese abrir
las escotillas y asomar la primavera su cabeza
por los agujeros del tiempo,
el modelo de mi espera se repite
con las señas de identidad
que la amarga cáscara del frío guardaba para mí
cuando la búsqueda de ti me colocaba el alma
en un desasosiego intenso en el que la desesperanza
era cosecha cotidiana
y la tarifa que tu ausencia se cobraba
era un registro de fantasmas, y en el que
la cubierta de mi imagen agonizaba, llorando.


...................................

Parto de un sudor
deslizando las arenas, feromona
que me encela
por tí, contigo
en tu llardana, sima para tí
que tú llenaste
en lácteo devenir de los instantes.

   Inclinada
mi mano abierta recorriendo
poro a poro
las raices de tus bosques
y la ingle enterrada en los cimientos.

                                           Transportada
A la cota boreoalpina de mi sueño,
la anchura de tu musgo
me anonada:
donde el arándano vierte
su jugo comestible
y el deseo
en vino negroazulado, se derrama.

   Como grieta del glaciar semienterrada
en su seno impenetrable
sangre, sudor y lágrimas,
mi saliva y la tuya
en su boca se confunden
resbalando . . .

                       ¡Detén
un segundo los minutos,
clávalos
en el iris esmeralda de mis alas y
déjalas volar
con su polvo misterioso hasta el final!


................................


Acampamos en el cenit del deseo
perlados el tallo cimbreante y la cintura.
Tomamos la espesura jadeantes
iniciando el dibujo del lenguaje, su ritual.

         Esposados
por los trazos envolventes del paisaje,
manatiales de savia
fundieron los cuerpos, mientras
el tul tejido en las miradas
definía las coordenadas del celo.

Osados los dedos, desafiaron prejuicios y reptando
por las grietas germinales de las ingles
abrieron la puerta
al oasis salvaje del desierto, donde las
cerraduras ceden
ante el avance imparable del nácar florecido,
donde el aguijón del magnetismo hunde su colmillo
y la orografía amanece
con la plástica ductilidad del entendimiento.

         Esculpido ya
el idioma sin palabras
en la profundidad del yacimiento, cómplice
y guía de nuestro destino
nunca escatimó caricias ni argumentos.
                                     Será papiro, ideograma
descifrado algún siglo después, mas
indestructible ya para la historia
tu lazo y el mío
en petrificado diálogo de tiempo, espera.


....................................


EN EL INTERIOR



En el interior de lo profundo
del más profundo centro,
custodiada por los guardianes del tiempo,
siempre la existencia de lo que realmente fue,
por más que fugitivos los antiguos vergeles
desvanecerse quieran
o depredadores amanezcan
con intentos de exterminio, siempre
los cimientos construidos
serán para la historia lo que fueron.
Y las reliquias de las joyas que otrora relucieron
no por más arcaicas y confusas
que con su pátina nos lleguen,
serán menos hermosas ahora
que cuando con pasión hilaban los brocados.
« Última modificación: 30/Dic/2014, 12:31 por Rafa Pardo » En línea

Páginas: [1]
  Imprimir  
 
Ir a:  

Powered by SMF 1.1.5 | SMF © 2006-2008, Simple Machines LLC
Absado v2 by Fakdordes.
  Contacto Normas del portal Aviso legal  


© Alkaid Ediciones