Ediciones Inicio Quiénes somos Revista Alkaid Proyectos Eventos Servicios Tienda Enlaces
EL NÚMERO 25 DE ALKAID ESTÁ EN LA CALLE DESDE EL 20 DE MAYO DE 2016 (pinche este enlace)
        NUEVO SERVICIO: APLICACIONES S.I.G. SISTEMAS DE INFORMACIÓN GEOGRÁFICA (pinche este enlace)
                VISITE NUESTRA TIENDA ON-LINE. PUEDE PAGAR CON TARJETA DE CRÉDITO O PAYPAL (pinche este enlace)

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
29/Mar/2017, 09:16

 

Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: Cuando de repente un verso  (Leído 279 veces)
eledendo
Usuario Sr.
****
Mensajes: 379


Email
« en: 26/Nov/2016, 01:05 »

... cuando de repente un verso, sólo y exclusivamente un verso se te adentre, te incendie y queme,
cuando crepite por tu conciencia y sangre porque te las haya asaltado y te las esté abrasando,
y cuando sientas que ha prendido tu mente, pero que tu mente se abre cual alba luminosa y virgen,
para inmediatamente llegar y entrar al corazón para arrasar y acabar con todo,
ah, en ese momento, corre, corre y vuela, sube a alguna cumbre y corónala,
pues que en ese instante habrás hallado el signo con que poder ungir el cielo con la tierra;
... un verso es una daga, un tránsito flamígero, un conocimiento, un conjuro, una fuerza infinita;
un verso puede herir, matar, transfigurar, o albergar las claves lúcidas de todas las fronteras,
todas las puertas, todos los ríos, todos los puentes y todos los mares;
... un verso así no es hombre ni mujer, ni un pueblo, ni una raza, ni siquiera, ay, el pulso del planeta;
y, sin embargo, puedes oírlo bramar o gemir en llanto en el justo instante en que caes y te rindes;
ah, ese verso, pues, no, no tiene en sí razón ni sentimiento,
ése, ese verso incomparable, es decididamente mucho más, mucho y siempre mucho más:... cuando de repente un verso, sólo y exclusivamente un verso se te adentre, te incendie y queme,
cuando crepite por tu conciencia y sangre porque te las haya asaltado y te las esté abrasando,
y cuando sientas que ha prendido tu mente, pero que tu mente se abre cual alba luminosa y virgen,
para inmediatamente llegar y entrar al corazón para arrasar y acabar con todo,
ah, en ese momento, corre, corre y vuela, sube a alguna cumbre y corónala,
pues que en ese instante habrás hallado el signo con que poder ungir el cielo con la tierra;
... un verso es una daga, un tránsito flamígero, un conocimiento, un conjuro, una fuerza infinita;
un verso puede herir, matar, transfigurar, o albergar las claves lúcidas de todas las fronteras,
todas las puertas, todos los ríos, todos los puentes y todos los mares;
... un verso así no es hombre ni mujer, ni un pueblo, ni una raza, ni siquiera, ay, el pulso del planeta;
y, sin embargo, puedes oírlo bramar o gemir en llanto en el justo instante en que caes y te rindes;
ah, ese verso, pues, no, no tiene en sí razón ni sentimiento,
ése, ese verso incomparable, es decididamente mucho más, mucho y siempre mucho más:
la transubstanciación del ser, su irrupción y resplandor total,
su poder y ley, la luz del dios, la voz del universo.

http:/www.oriondepanthoseas

la transubstanciación del ser, su irrupción y resplandor total,
su poder y ley, la luz del dios, la voz del universo.

http:/www.oriondepanthoseas
En línea
Páginas: [1]
  Imprimir  
 
Ir a:  

Powered by SMF 1.1.5 | SMF © 2006-2008, Simple Machines LLC
Absado v2 by Fakdordes.
  Contacto Normas del portal Aviso legal  


© Alkaid Ediciones