¿Poeta o Poetisa?

(1/2) > >>

Rosario Alonso:



¿POETA O POETISA?


Aplicado a la mujer, ¿qué preferimos, poeta o poetisa?

Desde la antigüedad el término poetisa ha estado viciado porque consideraba a la mujer que componía versos, cursi, incapaz, ignorante, carente de aptitudes para crear obras poéticas que se apartasen de la ramplonería. En principio el panorama es desolador.

Hay quien se posiciona en detrimento del término poeta aplicado a la mujer para aseverar que, en tal caso, debería existir el término “poeto”. También están quienes abogan por el de poetisa fundamentándose en que deberíamos incorporar términos exclusivamente femeninos y no limitarnos a adoptar los masculinos. Puede ser un buen argumento, pero adelanto que la clave para comprender lo peyorativo del término “poetisa” no está en ridiculizar el término “poeta” con el supuesto “poeto” (palabra que no existe), sino en crear la denominación de la palabra “poetastra“(que tampoco existe).

Voy a intentar explicar mi postura, y para ello recurriré a las dos últimas versiones del Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua.


DRAE-1992

En el DRAE del año 1992 nos aparecían las siguientes definiciones:

Poeta:
1-m. el que compone obras poéticas y está dotado de facultades necesarias para componerlas.
2-El que hace versos.

Poetisa:
1-f. Mujer que compone obras poéticas y está dotada de facultades necesarias para componerlas.
2- Mujer que hace versos.

Poetastro: m. Mal poeta

Poetastra (no existe)

Si observamos las definiciones del antiguo DRAE, nos aparecían bien diferenciados el término poeta para el género masculino y poetisa para el femenino. Sin embargo la definición de poetastro es únicamente masculina y no nos encontramos con poetastra u otra definición análoga para la mujer, con lo cual debe entenderse que la poetisa incluye tanto a las buenas compositoras de versos como a las malas. Todas bajo un mismo sustantivo, “poetisa”. El término poeta en cambio está dignificado: los poetas son los buenos poetas. Y quedan únicamente para el peyorativo poetastro los malos poetas.



DRAE-2001

En el DRAE del año 2001 se corrigió esta diferencia, pero no del todo. Así nos encontramos con:

Poeta:
1-. com. Persona que compone obras poéticas y está dotada de las facultades necesarias para componerlas.
2-. com. Persona que escribe obras poéticas.

Poetisa:
1. f. Mujer que compone obras poéticas y está dotada de las facultades necesarias para componerlas.
2. f. Mujer que escribe obras poéticas.

Poetastro: m. Mal poeta

Poetastra (no existe)

Atendiendo a esta nueva definición, que prevalece en la actualidad, vemos que poeta ya no alude únicamente al autor masculino sino que, aparte de añadir el sustantivo persona, nos aparece el género común que sirve para ambos sexos. Por poner un ejemplo: tendríamos periodista (él o la), artista (él o la) pianista (él o la). En el género común varía solamente el determinante para referirse a hombres o mujeres.

Sin embargo observamos que nos aparece el sustantivo poetisa aplicado exclusivamente a la mujer, y el poetastro para el mal poeta masculino. La poetastra u otro sinónimo sigue sin existir y, por consiguiente, de nuevo el término poetisa aglutina a buenas y malas compositoras. El peyorativo poetastro se nos cuela implícitamente en la definición de poetisa


Resumiendo: aparece en la actualidad en la palabra poeta “el género común”, que sirve tanto para el masculino como para el femenino. Bastaría con cambiar el artículo y ambos términos serían correctos. Sin embargo el peyorativo poetastro es solamente masculino, con lo cual si nos decantamos por el término poetisa aceptamos que no existe una separación de la buena y mala compositora: cualquier mujer que escriba versos, sean buenísimos o pésimos, es poetisa. Por el contrario, cualquier hombre que escriba versos no es poeta, sólo lo son los buenos. Los malos serían “poetastros” ¿Se ve la diferencia? Las connotaciones del pasado siguen pesando.

Para solucionar tal defecto del DRAE, y para que el término poetisa recuperase su dignidad, se debería incluir la palabra “poetastra”, referida a la mujer que versa mal. Así tendríamos un nombre completamente femenino sin compartir con el sexo masculino, y que no estaría contaminado de la carga despectiva que viene sufriendo el término poetisa.


Rosario Alonso

Rafa Pardo:
Lo que voy a decir puede parecer obvio, pero me arriesgo:

Todo proviene de la "fatalidad" de que la palabra poeta, masculino, termine en "a"...  Por ello "hubo que inventar" el término femenino de esa manera. Lo malo es que "poetisa" tiene tintes despectivos porque "parece" un diminutivo, pero no lo es.

A esto hay que unir el machismo de la sociedad en siglos anteriores: "maestra" era la "mujer del maestro" y "médica" la mujer del "médico". Combinando ambas cosas, sale lo que sale: una idea de que una "poetisa" es una cursi.

Yo soy partidario de que, mientras no se nivelen las cosas y el lenguaje no pierda esos resabios machistas, se utilicen términos como "médica", "maestra", "jueza", "poetisa", "magistrada", "arquitecta", "ingeniera".... y todos los que hagan falta.

Rosario Alonso:
Rafa, no estoy de acuerdo con tus argumentos.

Si la diferencia de significados para el femenino lleva tintes despectivos, como es el caso de poetisa, no sé  porque no se empuja  en la dirección de que consiga su dignidad con el sustantivo “poetastra”, Los diccionarios se están adaptando, poco a poco, a las nuevas denominaciones y significados que atañen a la mujer. ¿Acaso es tan descabellado abogar por la dignidad de los significados?

Por otra parte lo despectivo de poetisa no es que parezca un diminutivo, sino que , ni se sabe desde cuando, a la mujer se le atribuyeron funciones de incapacidad para versar. Es un tema despectivo

Ahora la maestra es la que ejerce el magisterio y no la mujer del maestro, así lo recoge el DRAE. Con la inclusión en el diccionario de esta “capacidad” se he restituido  la subordinación de la mujer a profesión del marido. Lo que importan son los significados. ¿De que sirve por ejemplo dejando aparte al animal, que a al hombre se le llame zorro (astuto) y a la mujer zorra ( que no es precisamente astuta)?

Te pongo una cita de Clarín muy esclarecedora :

“La poetisa fea, cuando no llega a poeta, no suele ser más que una fea que se hace el amor en verso a sí misma” (Solos de Clarín, Madrid, 1971, 86).


Un abrazo de poeta jejeje

Rafa Pardo:
Veamos pues, que me he explicado a medias y parece que estoy diciendo lo contrario de lo que quiero expresar.  ;D

Lo de "poetastra" para aquella "poetisa" (o "poeta" como prefieres tú) que escribe mal, me parece perfecto. Tan de acuerdo estoy/estaba, que por eso no me referí a ello en la respuesta. Tenemos así "poetastro" y "poetastra" y todos de acuerdo.

Los ejemplos que yo puse, se referían a ediciones antiguas del DRAE, y a situaciones que yo he vivido en primera persona. Yo fui "el marido de la médica" en el año 1978, y así me conocían y me conocen donde mi señora ejerce (un pueblo de la Castilla profunda), y a mí me pareció perfecto. En esa época, la sociedad española estaba empezando a cambiar aunque la RAE (un organismo bastante rancio entonces) no se hubiera dado por enterada.

En aquellos años, en el pueblo había "maestra" y "maestro" y la gente los diferenciaba perfectamente y sin problemas (el DRAE no). También había "secretaria" del Ayuntamiento  y la gente así la llamaba, y hubo luego "concejalas" y "alcaldesas", pero el DRAE seguía sin enterarse (las estructuras burocráticas tienen mucha inercia). Llegaron los "enfermeros", que ya no eran los camilleros del DRAE,  para trabajar como las "enfermeras", y la gente los llamó así sin problemas (aunque hubo castizos que les decían "ateesos" en contraposición a las "ateesas"). Bueno y en mi entorno hay "catedráticas", "profesoras titulares", "científicas", "investigadoras" y nadie se lleva las manos a la cabeza (bueno algún dinosaurio que otro, pero son residuales)

Con esto quiero decir, que la gente normal en seguida acepta las cosas tal como son, y evoluciona muy rápido, aunque el DRAE y el mundo literario tarden en reconocerlo. Si una palabra se puede "feminizar", la gente lo hace y santas pascuas. Eso a mí me parece perfecto, lo extiendo todo lo que puedo y pienso seguir haciendo "discriminación positiva" siempre que lo considere necesario y aunque no sea gramatical ni políticamente correcto. La cosa es normalizar lo que es normal.

Clarín, con todo mis respetos, era un "rancio" de .... no te menees, como lo era en general la sociedad de aquella época. La frase es machista a tope y refleja una forma de pensar un tanta trasnochada (en plan "fisno"). A mí, la palabra poetisa nunca me pareció despectiva. Pero bueno, las usuarias del término tienen todo el derecho del mundo a elegir el que prefieran. Si vosotras queréis que se os conozca como "poetas" pues "poetas" os llamaré.

Un beso para todas las poetas (jeje y un abrazo para todos los poetas... ¡vaya lío!  ;D)


Rosario Alonso:
Bueno Rafa, eso ya tiene otro color. Lo que hay que evitar es el lenguaje sexista, el que discrimina a un sexo del otro. Y como dices el lenguaje de a pie evoluciona más rapidamente que el académico y tarde o temprano se incorporarán los términos. Fíjate que por ejemplo el modisto no existe en el DRAE sino el modista. Qué cosas.

Y que conste que si una mujer prefiere que la llame poetisa yo no tendré ningún incoveniente en denominarla así

Un abrazo que se sale del DRAE:-)

Navegación

[0] Índice de Mensajes

[#] Página Siguiente